Por qué la Restauración Meiji fue crucial para Japón

El Japón de Meiji no era un paraíso liberal. Pero en 1900 el país era notablemente más libre, más industrializado y próspero, y sustancialmente más moderno de lo que había sido sólo tres décadas antes.
Foto de The Cleveland Museum of Art en Unsplash

El aislamiento, el feudalismo y la dictadura militar gobernaron la nación asiática de Japón desde 1603 hasta 1868. Conocido como el periodo del shogunato Tokugawa, su disolución se vio acelerada por la sorprendente aparición de la flotilla de buques de guerra estadounidenses del comodoro Matthew Perry en 1853. Exigió al gobierno japonés de Tokio que permitiera a sus ciudadanos comerciar con mercaderes occidentales.

Los libros de texto suelen presentar a Perry, natural de Rhode Island, como la vanguardia del imperialismo estadounidense en el Pacífico, un perturbador de la paz que amenazaba el modo de vida japonés. Hay algo de verdad en ello, pero no es tan negativo como parece a primera vista. Muchos japoneses acogieron con satisfacción el contacto con Estados Unidos y otras naciones comerciales occidentales. Vieron la llegada de Perry como una liberación. Cada año, el acontecimiento se celebra en festivales tanto en Newport, Rhode Island, como en Shimoda, Japón, como el comienzo de una larga amistad sólo interrumpida por la tragedia de la Segunda Guerra Mundial.

Los tradicionalistas y nacionalistas japoneses, por supuesto, resentían la intrusión occidental. Sus opiniones justificarían más tarde un refuerzo militar para garantizar la soberanía del país y frustrar los «tratados desiguales» que los occidentales imponían al país. Esa acumulación acabaría alimentando las ambiciones japonesas de aventuras imperialistas en el extranjero.

En los 15 años que siguieron a la aventura de Perry, el control de la dictadura militar de Tokio fue decayendo. Estalló la guerra civil. Cuando el humo se disipó en los primeros días de enero de 1868, el shogunato había desaparecido y un golpe de estado dio paso a una nueva era de cambios dramáticos. Lo llamamos el Periodo de Reforma, o la era de la Restauración Meiji.

Ese acontecimiento fundamental llevó al trono a Mutsuhito, de 14 años, conocido como Emperador Meiji (término que significa «gobierno ilustrado»). Reinó durante los siguientes 44 años. Su mandato fue quizá el más importante de los 122 emperadores que ha tenido Japón hasta entonces. El país pasó del aislamiento feudal a una economía más libre: comprometida con el mundo y más tolerante en casa.

En 1867, Japón era un país cerrado con los pies firmemente plantados en el pasado. Medio siglo después, era una gran potencia mundial. Esta notable transición comienza con la Restauración Meiji. Echemos un vistazo a sus reformas que rehicieron la nación.

Durante siglos, el emperador de Japón tuvo poco poder. Su cargo era en gran medida ceremonial, y la autoridad real descansaba en manos de un shogun o, antes de eso, de múltiples señores de la guerra. El efecto inmediato de la Restauración Meiji fue devolver al emperador al trono como gobernador supremo de la nación.

En abril de 1868, el nuevo régimen promulgó el «Juramento de la Carta», que esbozaba las formas en que se reformaría la vida política y económica de Japón. Exigía asambleas representativas, el fin de prácticas «perversas» del pasado como la discriminación de clases y las restricciones en la elección de empleo, y una apertura a las culturas y tecnologías extranjeras.

Tras acabar con los restos rebeldes del antiguo shogunato, el Emperador Meiji se instaló en su papel de líder espiritual supremo de los japoneses, dejando a sus ministros el gobierno del país en su nombre. Uno de ellos, Mori Arinori, desempeñó un papel clave en la liberalización de Japón. Considero a Arinori «el Tocqueville de Japón» por sus extensos viajes y agudas observaciones sobre América.

La administración Meiji heredó el reto inmediato de una galopante inflación de precios provocada por el envilecimiento de la moneda por parte del gobierno anterior. El koban, de forma ovalada y antaño de oro casi puro, estaba tan degradado que los comerciantes preferían utilizar falsificaciones antiguas en lugar de las nuevas emisiones degradadas. En 1871 se aprobó la Ley de la Nueva Moneda, que introdujo el yen como medio de cambio del país y lo vinculó firmemente al oro. La plata sirvió como moneda subsidiaria.

Una moneda más sólida aportó estabilidad al sistema monetario y contribuyó a sentar las bases de un notable progreso económico. Otras reformas importantes también impulsaron el crecimiento y la confianza en un nuevo Japón. Se simplificaron las barreras burocráticas al comercio y se estableció un poder judicial independiente. Se concedió a los ciudadanos libertad de circulación dentro del país.

La nueva apertura al mundo hizo que los japoneses estudiaran en el extranjero y que los extranjeros invirtieran en Japón. El capital británico, por ejemplo, ayudó a los japoneses a construir importantes líneas de ferrocarril entre Tokio y Kioto y desde esas ciudades a los principales puertos en la década de 1870. El nuevo entorno animó también a los propios japoneses a ahorrar e invertir.

Durante siglos, la clase guerrera (los samuráis) fue famosa por su habilidad, disciplina y valor en la batalla. También podían ser brutales y leales a los poderosos terratenientes locales. Los samurai, que a finales de la década de 1860 sumaban casi dos millones, representaban para el gobierno Meiji centros de poder rivales. Para asegurarse de que el país no se desintegraría en el caos o en un gobierno militar, el emperador tomó la extraordinaria medida de abolir a los samuráis mediante un edicto. Algunos fueron incorporados al nuevo ejército nacional, mientras que otros encontraron empleo en los negocios y en diversas profesiones. En 1876 se prohibió oficialmente llevar una espada samurai.

En 1889 entró en vigor la Constitución Meiji. Creó una asamblea legislativa llamada Dieta Imperial, formada por una Cámara de Representantes y una Cámara de Pares (similar a la Cámara de los Lores británica). Surgieron partidos políticos, aunque la supremacía última del emperador, al menos sobre el papel, no se cuestionó seriamente. No obstante, ésta fue la primera experiencia de Japón con representantes elegidos popularmente. La Constitución duró hasta 1947, cuando la ocupación estadounidense dio lugar a una nueva ideada bajo la supervisión del general Douglas MacArthur.

La modernización en esta era de reformas produjo leyes de estilo occidental que regían la fiscalidad, la banca y el comercio. El antiguo orden feudal se disolvió en una economía mayoritariamente de mercado, propiedad privada y el auge del espíritu empresarial japonés. Se actualizaron las comunicaciones en todo Japón. Se materializaron las bolsas de valores. A finales de siglo, Japón era una potencia unificada, capaz de derrotar decisivamente en la guerra a poderosos adversarios como China (1894) y Rusia (1905).

El Japón de Meiji no era un paraíso liberal. El gobierno sólo toleraba críticas simbólicas. El Emperador y sus ministros restringían lo que la Dieta Imperial podía promulgar. La educación, aunque mucho más accesible, estaba controlada por el gobierno. Se introdujo el servicio militar obligatorio. El voto para los cargos públicos se limitaba a una pequeña parte de la población, principalmente los ricos. Los impuestos eran elevados, en parte porque el gobierno gastaba mucho en infraestructuras y en el ejército.

Pero en 1900 el país era notablemente más libre, más industrializado y próspero, y sustancialmente más moderno de lo que había sido sólo tres décadas antes. Incluso un poco de libertad ayuda mucho a liberar las energías creativas de la gente.

El Emperador Meiji murió en 1912, poniendo fin a la era que llevaba su nombre. Su sucesor, el emperador Taisho, presidió una política exterior cada vez más expansionista. Con las potencias europeas ocupadas en la guerra de 1914 a 1918, Japón empezó a exigir recursos y territorio a China y el Pacífico. En ese sentido, los japoneses emularon algunas de las prácticas imperialistas de Alemania y Gran Bretaña en la región, una política que acabaría desembocando en la guerra con Estados Unidos.

Con implicaciones ominosas, las incipientes medidas del Periodo Meiji hacia las instituciones democráticas fueron cortadas de raíz a medida que crecía la influencia de los militares en la década de 1930. Ya se sabe lo que ocurrió después.

En su volumen definitivo sobre la época, W. G. Beasley describe la Restauración Meiji como «el punto de partida histórico de la modernización de Japón». Subrayando la rapidez del cambio, Beasley señala que «Japón fue capaz en una generación de reclamar un lugar entre los países poderosos e ‘ilustrados’ del mundo».

Para entender el Japón moderno, no se puede ignorar la época que hizo posible la modernización, la Restauración Meiji de 1868-1912.

Este artículo ha sido republicado con autorización de FEE.

Lawrence Reed

Lawrence Reed es presidente emérito de la Fundación para la Educación Económica

Informe Orwell es un medio de información independiente que parte de dos principios base para su funcionamiento: verdad y libertad.

En tiempos donde la mayoría de los medios de “comunicación” se han transformado en vehículos de propaganda del poder establecido y los políticos, nuestro equipo busca contrarrestar la desinformación hegemónica y sacar a relucir las noticias que incomodan al eje dominante.

Si está en sus posibilidades, le agradeceríamos donación de recursos que emplearemos en mantener operativo nuestro sitio web, pagar servidores y los salarios de nuestro equipo, para así poder seguir informándoles.

Cualquier donación es bien recibida.

                 

También agradecemos que comparta nuestro trabajo en redes sociales para poder llegar a millones de personas en el mundo.

Te recomendamos leer:

¿Nos brindas un café?

Tu apoyo es indispensable para poder sostener nuestro equipo e informar a la población.