Por qué el mejor emperador de Roma rechazó las escuelas públicas

Marco Aurelio es considerado el mejor emperador de Roma. Si hoy estuviera entre nosotros, sería un defensor de la elección de escuela.
Foto de Zul Ahadi en Unsplash

La gran erudita clásica Edith Hamilton señaló que los antiguos griegos no veían con buenos ojos la educación de sus homólogos romanos. Los primeros adoptaron la escuela pública (gubernamental), mientras que los romanos dejaban la educación a la familia en el hogar. Los estirados griegos pensaban que los romanos eran atrasados y poco sofisticados. Los romanos, por supuesto, conquistaron a los griegos.

Durante la mayor parte de los cinco siglos de la República, los romanos fueron educados en casa, donde se enfatizaban las virtudes del honor, el carácter y la ciudadanía. Hasta el último siglo de la República, más o menos, no surgió nada parecido a la educación pública. Además, nunca fue tan centralizada, universal y obligatoria como en nuestra sociedad actual. La académica y clériga inglesa Teresa Morgan, en un trabajo de 2020 titulado «La evaluación en la educación romana«, escribe: «En ninguna etapa de su historia exigió Roma legalmente a su pueblo ser educado en ningún nivel».

En el siglo II d.C., durante la dictadura del Imperio, al menos un líder sabio ya había reconocido los defectos de la educación gubernamental.

Nada menos que el emperador Marco Aurelio (121-180 d.C.) señaló en sus Meditaciones que aprendió de su bisabuelo «a evitar las escuelas públicas, a contratar buenos profesores privados y a aceptar los costes resultantes como dinero bien gastado».

Si Aurelio estuviera hoy entre nosotros, sería un defensor de la elección de escuela. Era un hombre inteligente que, aunque gobernaba, creía que no era más inteligente que los padres que querían lo mejor para sus hijos. Imagínense. En la importante cuestión de la educación, un emperador romano de hace casi 2.000 años era más listo que Joe Biden, Gavin Newsom o Randy Weingarten.

Aurelio no sólo era inteligente, sino que también era quizás todo lo bueno que se podía esperar de un emperador. Los historiadores lo consideran el quinto de los Cinco Buenos Emperadores que reinaron consecutivamente del 96 al 180 d.C. Especialmente en comparación con la mayoría de los demás gobernantes -que solían ser lunáticos crueles, belicistas despiadados o payasos incompetentes-, esos cinco consecutivos solían ser justos y eficaces. Ningún hombre es apto para gobernar a otros con el tipo de poder arbitrario que podían ejercer los emperadores romanos, pero al menos «los cinco» lo hicieron con un toque ligero la mayor parte del tiempo.

Esto no debería sorprender en el caso de Aurelio, que asumió el trono a regañadientes. Habría preferido la vida de un filósofo estoico. Los de esa escuela de pensamiento abrazan el valor, la templanza, la justicia y la sabiduría como elementos centrales de su credo. (Para más información sobre Marco Aurelio y el estoicismo, véanse las lecturas sugeridas al final de este artículo, especialmente los artículos de Barry Brownstein y los libros de Ryan Holiday).

La introspección, la humildad y la gratitud no suelen estar presentes en personas cuyas vidas están consumidas por el ansia de poder, pero son rasgos que Aurelio poseía en abundancia. Guardaba notas privadas llenas de reflexiones sobre la filosofía estoica y la superación personal.

«No esperaba que nadie más que él leyera sus aforismos», escribe Barry Brownstein. «Escribió para sí mismo una guía para vivir una vida coherente con sus valores más elevados». La colección de esas notas privadas se conoce como Meditaciones, y estudiosos como Brownstein y Ryan Holiday consideran que su traducción de Gregory Hays es la mejor.

En el Libro Primero de las Meditaciones, subtitulado «Deudas y lecciones», Aurelio identifica las cualidades positivas de amigos y parientes que ejercieron una gran influencia sobre él. Se trata de un testimonio de un importante rasgo de carácter, a saber, la gratitud. Se trata de un líder que nunca permitió que su posición exaltada se le subiera a la cabeza; reconoció el hecho de que muchas cosas buenas le llegaron en la vida y no fueron obra suya. Era a la vez agradecido y humilde.

Aurelio dedica más espacio que nadie a lo que aprendió y admiró de su padre adoptivo (el emperador Antonino Pío). Es una lista extraordinaria. Cuando la leí por primera vez, pensé: «Aunque Aurelio exagerara aquí y allá, Antonino Pío debió de ser un individuo verdaderamente notable». Con eso en mente, he aquí una muestra de lo que Aurelio, en sus propias palabras, creía que eran los rasgos ejemplares de su padre. Lo que una persona valora en los demás dice mucho de sí misma.

Indiferencia ante los honores superficiales. El trabajo duro. Persistencia.

Su tenaz determinación de tratar a la gente como se merecía.

No esperaba que sus amigos le entretuvieran en la cena o viajaran con él (a menos que quisieran). Y cualquiera que tuviera que quedarse para ocuparse de algo siempre le encontraba igual a su regreso.

Sus preguntas inquisitivas en las reuniones. Una especie de pensamiento único, que casi nunca se contentaba con las primeras impresiones ni interrumpía la conversación antes de tiempo.

Su constancia con los amigos: nunca se hartaba de ellos ni tenía favoritos.

Confianza en sí mismo, siempre. Y alegría.

Sus restricciones a las aclamaciones y a todo intento de adulación.

Su devoción constante a las necesidades del imperio. Su administración del tesoro. Su disposición a asumir la responsabilidad -y la culpa- de ambas cosas.

Su actitud hacia los hombres: sin demagogia, sin buscar favores, sin alcahuetear. Siempre sobrio, siempre firme y nunca vulgar o presa de modas pasajeras.

Su capacidad para sentirse a gusto con la gente, y hacer que se sientan a gusto, sin ser prepotente.

Su disposición a ceder la palabra a los expertos -en oratoria, derecho, psicología, lo que fuera- y a apoyarlos enérgicamente, para que cada uno de ellos pudiera desarrollar su potencial.

El modo en que podía tener una de sus migrañas y luego volver a lo que estaba haciendo: fresco y en la cima de su juego.

El modo en que mantenía los actos públicos dentro de unos límites razonables -juegos, proyectos de construcción, repartos de dinero, etc.-, porque se fijaba en lo que había que hacer y no en el mérito que se podía obtener al hacerlo.

Nunca se mostró grosero, ni perdió el control de sí mismo, ni se volvió violento. Nadie le vio sudar. Todo debía abordarse con lógica y con la debida consideración, de forma tranquila y ordenada pero con decisión, y sin cabos sueltos.

Fortaleza, perseverancia, autocontrol en ambas áreas: la marca de un alma en disposición-indomable.

Los cuatro primeros de los Cinco Buenos Emperadores eligieron a un heredero adoptivo para sucederles, en lugar de pasar el trono a un hijo. Aurelio rompió con esa tradición y nombró sucesor a su hijo Cómodo. Fue uno de los mayores errores de Aurelio. Cómodo demostró parecerse mucho más a lo peor de Roma (Nerón, Calígula y Elagábalo) que a lo mejor de Roma.

No deseo ser súbdito de ningún potentado, pero si tuviera que vivir bajo uno solo de los casi 100 emperadores de la antigua Roma, creo que elegiría a Marco Aurelio.

Si los temas de Marco Aurelio o el estoicismo le interesan, consulte la recopilación de lecturas sugeridas que figura a continuación.

Para más información, véase:

Lives of the Stoics: The Art of Living from Zeno to Marcus Aurelius por Ryan Holiday y Stephen Hanselman

Marcus Aurelius: A Life por Frank McLynn

Marcus Aurelius’s Guide to Inner Freedom por Barry Brownstein

Marcus Aurelius on How to Turn Around a Rotten Day por Barry Brownstein

How Marcus Aurelius Influenced Adam Smith (¡en serio!) por Paul Meany

7 Stoic Lessons That Can Help Heal Our Septic Political Discourse por Brenden Weber

Responsibility is the Antidote to Mental Enslavement por Barry Brownstein

Anger is Rising in America. The Stoics Taught How to Keep Your Cool por Barry Brownstein

3 Stoic Lessons That Can Help Heal Our Toxic Political Culture por Richard Mason

Stoicism Saved Me por Roger Johnston

Stoicism: How to Use Stoic Philosophy to Find Inner Peace and Happiness por Jason Hemlock

Stoicism in Early Christianity por Tuomas Rasimus, et al

The Porch and the Cross: Ancient Stoic Wisdom for Modern Christian Living por Kevin Vost

Este artículo ha sido republicado con autorización de FEE.

Lawrence Reed

Lawrence Reed es presidente emérito de la Fundación para la Educación Económica

Informe Orwell es un medio de información independiente que parte de dos principios base para su funcionamiento: verdad y libertad.

En tiempos donde la mayoría de los medios de “comunicación” se han transformado en vehículos de propaganda del poder establecido y los políticos, nuestro equipo busca contrarrestar la desinformación hegemónica y sacar a relucir las noticias que incomodan al eje dominante.

Si está en sus posibilidades, le agradeceríamos donación de recursos que emplearemos en mantener operativo nuestro sitio web, pagar servidores y los salarios de nuestro equipo, para así poder seguir informándoles.

Cualquier donación es bien recibida.

                 

También agradecemos que comparta nuestro trabajo en redes sociales para poder llegar a millones de personas en el mundo.

Te recomendamos leer:

¿Nos brindas un café?

Tu apoyo es indispensable para poder sostener nuestro equipo e informar a la población.