No llames «socialistas» a los países escandinavos

La afirmación de que el socialismo está vivo y va bien en los países escandinavos es propaganda descarada, irremediablemente errónea y desfasada.
Foto de Ava Coploff en Unsplash

Uno de los grandes delirios de nuestros días es que los países escandinavos son «socialistas» y, por tanto, Estados Unidos también debería serlo. Los senadores Bernie Sanders y Elizabeth Warren y otros de la ultraizquierda afirman repetidamente que Noruega, Suecia y Dinamarca (a veces incluyen también a Finlandia e Islandia) son prósperos porque son socialistas.

Lars Rasmussen sabe que no es así. Como primer ministro danés, declaró en 2015: «Sé que algunas personas en Estados Unidos asocian el modelo nórdico con algún tipo de socialismo. Por lo tanto, me gustaría dejar clara una cosa. Dinamarca está lejos de ser una economía socialista planificada. Dinamarca es una economía de mercado».

Una economía de mercado es una economía capitalista en la que la propiedad es en gran medida privada y los precios reflejan libremente la oferta y la demanda. Es sinónimo de «libre empresa». En una economía socialista, por el contrario, el gobierno posee o controla los medios de producción y regula y redistribuye en gran medida todo lo demás. A veces la llamamos economía «planificada» o «dirigida», porque los planes de los participantes en el mercado son aplastados por las órdenes de quienes ostentan el poder político.

El Índice anual de Libertad Económica de la Fundación Heritage es una de las dos fuentes excelentes para comparar lo «capitalista» o lo «socialista» que es un país. EE.UU., que apareció entre los diez primeros (más libres o capitalistas) durante años, ocupa ahora el puesto 25 en el último Índice (2023). Dinamarca y Suecia son más capitalistas que Estados Unidos, en los puestos 9 y 10, respectivamente. Noruega ocupa el puesto 11. La cercana Finlandia, que técnicamente no es un país escandinavo, ocupa el puesto 12. Los países socialistas del mundo -Cuba (nº 175), Venezuela (nº 174) y Corea del Norte (nº 176)- están en el otro extremo de la escala y, no por casualidad, también se encuentran entre los más pobres.

La otra fuente de referencia es el Índice de Libertad Económica del Mundo del Instituto Fraser. Las metodologías y categorías de los dos índices difieren en cierta medida, lo que a su vez produce algunas diferencias en las clasificaciones de los países, pero los resultados son similares en líneas generales: en el índice más reciente de Fraser, Dinamarca ocupa el puesto 10, Finlandia el 21 y Noruega y Suecia empatan en el 37. Islandia, al igual que los otros cuatro países «nórdicos», ocupa el puesto 19. En el puesto 6, Estados Unidos sale mejor parado en el Índice Fraser que en el Índice Heritage.

Escribe «socialismo escandinavo» o «socialismo nórdico» en el motor de búsqueda de FEE.org, y encontrarás numerosos artículos que abordan la desinformación sobre este tema, artículos no escritos por charlatanes, demagogos y guerreros de clase que utilizan datos obsoletos, sino por economistas y escandinavos nativos que saben de lo que hablan.

Los países supuestamente socialistas que parecen funcionar no lo hacen por el socialismo que tienen, sino por el capitalismo que poseen en abundancia: una prueba fehaciente de que cuanto más libres son las economías, mejor es la situación de la gente. Si se opta por el socialismo total, se llega a un caso perdido como Venezuela. El hecho es que, aunque las naciones nórdicas incursionaron en el socialismo de Estado de bienestar hace medio siglo, aprendieron algunas lecciones del estancamiento resultante. Dieron marcha atrás. Ahora se encuentran entre los países más libres y capitalistas del planeta, según los índices Fraser y Heritage.

Lo he dicho antes y lo diré de nuevo: El socialismo devasta una economía hasta que se permite que alguna forma de capitalismo la rescate. Esa es la historia de lugares como el Japón de posguerraHong Kong y Alemania. No se me ocurre ningún caso en toda la historia en el que el capitalismo haya producido un desastre económico que el socialismo haya remediado posteriormente. Simplemente nunca ocurre, y eso debería ser totalmente predecible. El socialismo no ofrece ninguna teoría de creación de riqueza; no es más que esquemas chiflados para la concentración de poder y la redistribución de la renta, robando a Pedro para pagar a Pablo por el voto de Pablo.

«El libre mercado y un gobierno pequeño hicieron rica a Suecia», explica Johan Norberg, economista sueco y miembro del Instituto Cato. «El experimento con el socialismo nos estrelló».

En otro artículo revelador, Norberg cita a un alto funcionario sueco:

El ministro socialdemócrata de Finanzas, Kjell-Olof Feldt, expresando la conclusión de todo el espectro político, declaró: «Todo eso del socialismo democrático era absolutamente imposible. Simplemente no funcionó».

Nima Sanandaji, autora de Scandinavian Unexceptionalism (en español, El no-excepcionalismo escandinavo), nos dice que «las sociedades nórdicas no alcanzaron el éxito tras introducir grandes estados de bienestar». Escribe,

Tuvieron un éxito económico y social único ya a mediados del siglo XX, cuando combinaron impuestos bajos y pequeños Estados del bienestar con sistemas de libre mercado. Con el tiempo, los generosos estados del bienestar de las naciones nórdicas han creado una dependencia masiva del bienestar, erosionando gradualmente las fuertes normas de responsabilidad que socavan el éxito de la región. Esto, combinado con los efectos reductores del crecimiento de un Estado grande, explica por qué los países nórdicos han evolucionado gradualmente, en las últimas décadas, hacia un bienestar menos generoso, reformas de mercado y recortes fiscales.

La revista The Economist describió a los países escandinavos en 2013 como «firmes librecambistas que resisten la tentación de intervenir incluso para proteger a empresas emblemáticas.» Están entre los países más fáciles para hacer negocios. Gracias a los recortes fiscales, la desregulación y la privatización, han desmantelado gran parte del socialismo que estuvo a punto de arruinar sus economías.

La afirmación de que el socialismo está vivo y funciona bien en los países escandinavos es propaganda descarada, irremediablemente errónea y desfasada. Los que hacen tales afirmaciones ridículas traicionan su verdadera agenda de control gubernamental al no decirles nunca estos hechos: 1) Suecia tiene un programa de vales escolares para el 100% de la escolarización nacional en lugar del costoso y deficiente sistema educativo socializado que tenemos aquí; 2) Ninguno de los países escandinavos tiene una ley de salario mínimo impuesta a nivel nacional; 3) Todos los países escandinavos tienen tasas de impuestos sobre la renta de las empresas más bajas que los EE.UU.; y 4) En estas naciones, «los derechos de propiedad, la libertad de empresa, la libertad monetaria y la libertad comercial son fuertes», como señala Sanandaji. Los mismos que pregonan el «socialismo escandinavo» nunca te dicen que consultes los índices Fraser y Heritage.

Para más información sobre este tema, véase Socialismo: Fuerza o Fantasía, especialmente las lecturas recomendadas al final. No te pierdas este punto adicional y muy importante: El llamado «socialismo democrático» está en guerra consigo mismo; cuanto más tiempo y más profundamente lo persigue cualquier nación, más exprime el aspecto socialista a la parte democrática. Cada vez que llegan al poder, los socialistas democráticos no sólo te roban tus «cosas», sino todo aquello a lo que pueden echar mano: las elecciones, los medios de comunicación, las escuelas, tus hijos, incluso tu vocabulario.

Los países nórdicos de Dinamarca, Noruega, Suecia, Finlandia e Islandia tienen generosos estados de bienestar -que han ido reduciendo a propósito- pero no es el socialismo el que paga las facturas. Como siempre, el capitalismo paga las facturas que el socialismo amontona, es decir, hasta que, como dijo Margaret Thatcher, los socialistas «se quedan sin el dinero de los demás».

Este artículo ha sido republicado con autorización de FEE.

Lawrence Reed

Lawrence Reed es presidente emérito de la Fundación para la Educación Económica

Informe Orwell es un medio de información independiente que parte de dos principios base para su funcionamiento: verdad y libertad.

En tiempos donde la mayoría de los medios de “comunicación” se han transformado en vehículos de propaganda del poder establecido y los políticos, nuestro equipo busca contrarrestar la desinformación hegemónica y sacar a relucir las noticias que incomodan al eje dominante.

Si está en sus posibilidades, le agradeceríamos donación de recursos que emplearemos en mantener operativo nuestro sitio web, pagar servidores y los salarios de nuestro equipo, para así poder seguir informándoles.

Cualquier donación es bien recibida.

                 

También agradecemos que comparta nuestro trabajo en redes sociales para poder llegar a millones de personas en el mundo.

Te recomendamos leer:

¿Nos brindas un café?

Tu apoyo es indispensable para poder sostener nuestro equipo e informar a la población.