Marco Rubio: El Salvador es un punto de optimismo en nuestra región

Desafortunadamente, el presidente Joe Biden y su gobierno de izquierda no ven una oportunidad para estrechar lazos con Bukele. En cambio, optan por hablar mal de Bukele tildándolo como un “anti-liberal”
Diseño: Informe Orwell

En marzo del 2023 hice mi primera visita oficial a El Salvador. Es notable resaltar que bajo el gobierno del presidente Nayib Bukele, uno de los países más peligrosos del mundo se ha transformado en uno de los más seguros y prometedores de nuestra región, todo en cuestión de meses. Ahora que Bukele ha sido reelecto, insto a su administración a aprovechar el éxito y fomentar las bases de una prosperidad que se extienda más allá de su mandato.

Por décadas, El Salvador no era gobernado por su propio gobierno sino por dos sádicas bandas criminales: la Mara Salvatrucha (MS13) y Barrio 18. Estas bandas criminales hicieron de la extorsión y el asesinato hechos cotidianos en la vida de los salvadoreños, como supe cuando conocí a una pareja cuyo hijo había sido asesinado porque no quisieron pagarles dinero por protección. “Mira, oye y calla” era el lema.

Como era de esperar, salvadoreños jóvenes y capaces huyeron de su país. Muchos de ellos huyeron a la frontera con EE.UU. Mientras tanto, los inversionistas extranjeros se mantuvieron alejados de El Salvador, no dispuestos a sacrificar su capital en un país donde la corrupción era rampante y las pandillas amenazaban a las empresas con impunidad.

Esta combinación dio lugar a una economía débil, donde las oportunidades eran limitadas y lo que a su vez condujo a un incremento aún más de la migración masiva. Era una situación terrible y trágica, pero también fue aceptada por la población como si fuese parte de la normalidad.

Hasta el pasado marzo del 2022, es decir, cuando una ola de asesinatos sin precedentes empujó a la legislatura salvadoreña a otorgarle poderes de emergencia a Bukele. De inmediato, Bukele usó esos poderes empleando al ejército para arrestar a los sospechosos de ser integrantes de pandillas. Este enfoque no está exento a la controversia: 76,000 adultos han sido encarcelados abruptamente y sólo gradualmente se está liberando a aquellos que son inocentes. Sin embargo, cuando visité El Salvador un año después, había sucedido lo impensable: el gobierno de las pandillas había sido reemplazado por la ley y el orden. Ahora, las pandillas “no existen”, según medios salvadoreños.

El fin de las pandillas le ha brindado una nueva vida a El Salvador. Por primera vez, muchas personas pueden caminar por las calles de noche y dejar que sus hijos vayan al colegio sin temor a que sean asesinados o extorsionados.

Para la sorpresa de nadie, Bukele ganó abrumadoramente un segundo mandato el 4 de febrero del 2024, con un gran apoyo de la diáspora salvadoreña, en unas elecciones que la Organización de Estados Americanos (OEA) declaró fueron pacíficas y sin coerción. ¿Pero qué viene después? Si eliminar a la Mara Salvatrucha y Barrio 18 fue el primer paso para revitalizar El Salvador, el renovar la economía salvadoreña es el segundo paso. Esto no significa abandonar la lucha contra el crimen. Por el contrario, la prosperidad surge gracias a la seguridad.

De acuerdo al Departamento de Estado de EE.UU., las políticas de Bukele han “mejorado la confianza y el optimismo de los consumidores” e informes de la Patrulla Fronteriza resaltan que los encuentros de salvadoreños en la frontera con EE.UU. son menores en comparación con los números del 2021 y 2022.

Para asegurarse que estos resultados prometedores perduren, el gobierno de Bukele debería profesionalizar aún más la aplicación de la ley, aumentar la capacidad del sistema judicial y garantizar que las pandillas no se puedan reconstituir en países vecinos. Si Bukele puede fortalecer las instituciones democráticas de El Salvador, atraerá más inversión extranjera.

Tengo la esperanza que EE.UU. y El Salvador trabajen juntos en este ámbito. Sería un beneficio mutuo para nuestros países: El Salvador tiene una gran necesidad de capital, y EE.UU. tiene una gran necesidad de tener manufactura cerca, lo que protegerá nuestras cadenas de suministro de ser rehenes de China y otros adversarios. Para ello, Bukele debería limitar aún más la influencia de China en El Salvador, como lo hizo al cesar las negociaciones con Huawei en el 2023.

Cuanto más próspero sea El Salvador, será un mejor modelo para sus vecinos de nuestra región. También ayudará a EE.UU., porque a medida que la delincuencia y la migración masiva disminuyan en Latinoamérica y el Caribe, podremos preocuparnos menos que los pandilleros y las drogas mortales entran por nuestra frontera sur.

Desafortunadamente, el presidente Joe Biden y su gobierno de izquierda no ven una oportunidad para estrechar lazos con Bukele. En cambio, optan por hablar mal de Bukele tildándolo como un “anti-liberal” y sancionando a sus funcionarios. No importa que esto huele a pura hipocresía a manos de personas que le otorgan concesiones al narco-régimen de Maduro y tienen a Fidel Castro bajo buen concepto. ¿No saben nuestros líderes que su animosidad sólo empujará a El Salvador a las manos de nuestros adversarios como China, Rusia e Irán? No debemos darle la espalda y abandonar a otra democracia prometedora en nuestra región y dejarla vulnerable a la influencia autoritaria de fuerzas extranjeras.

De la misma manera, El Salvador no puede desperdiciar las oportunidades económicas que han resultado tras las medidas de seguridad del gobierno actual cayendo en las trampas de endeudamiento de China. Espero que tanto EE.UU. como Bukele puedan cooperar mutuamente para evitar que eso suceda y hacer que nuestra región sea más fuerte, más segura y más libre en los años venideros.

Marco Rubio

Marco Rubio es senador estadounidense por el estado de Florida y Vicepresidente del Comité Selecto de Inteligencia del Senado.

Informe Orwell es un medio de información independiente que parte de dos principios base para su funcionamiento: verdad y libertad.

En tiempos donde la mayoría de los medios de “comunicación” se han transformado en vehículos de propaganda del poder establecido y los políticos, nuestro equipo busca contrarrestar la desinformación hegemónica y sacar a relucir las noticias que incomodan al eje dominante.

Si está en sus posibilidades, le agradeceríamos donación de recursos que emplearemos en mantener operativo nuestro sitio web, pagar servidores y los salarios de nuestro equipo, para así poder seguir informándoles.

Cualquier donación es bien recibida.

                 

También agradecemos que comparta nuestro trabajo en redes sociales para poder llegar a millones de personas en el mundo.

Te recomendamos leer:

¿Nos brindas un café?

Tu apoyo es indispensable para poder sostener nuestro equipo e informar a la población.