Las propias palabras del nazi Joseph Goebbels demuestran que amaba el socialismo y lo veía como «el futuro”

Los socialistas seguirán argumentando que el nazismo no era "verdadero" socialismo, pero el propagandista nazi despreciaba el capitalismo y hablaba como Karl Marx.
By Bundesarchiv, Bild 146-1992-093-13A / Hubmann, Hanns / CC-BY-SA 3.0, CC BY-SA 3.0 de, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=5483553

Por: Jon Miltimore

Uno de los consuelos de hacerse mayor es saber que algunas cosas nunca cambiarán.

Los aficionados al deporte siempre discutirán sobre la regla del bateador designado y sobre quién fue el mejor boxeador de peso pesado de todos los tiempos (Muhammad Ali). Los aficionados al cine nunca se pondrán de acuerdo sobre qué película del Padrino fue mejor, si la primera o la segunda (la primera). Y las trompetas sonarán en la Segunda Venida antes de que capitalistas y socialistas se pongan de acuerdo sobre si los nazis eran «realmente socialistas».

El último punto siempre me ha desconcertado, lo confieso, y no sólo porque la palabra esté ahí mismo en el nombre: nacionalsocialismo. Si se leen los discursos y las conversaciones privadas de los jerarcas nazis, queda claro que amaban el socialismo y despreciaban el individualismo y el capitalismo.

En su nuevo libro El nacionalsocialismo de Hitler, el historiador Rainer Zitelmann ofrece una mirada penetrante a las ideas que dieron forma a hombres como Hitler y Goebbels. Aunque está claro que consideraban que su propio tipo de socialismo era distinto del marxismo (más adelante hablaremos de ello), no hay duda de que veían el socialismo como el futuro y despreciaban el capitalismo burgués.

Consideremos, por ejemplo, estas citas de Joseph Goebbels, el principal propagandista del Partido Nazi:

  1. «El socialismo es la ideología del futuro». – Carta a Ernst Graf zu Reventlow citada en Goebbels: Una biografía.
  2. «La burguesía tiene que ceder ante la clase obrera … Lo que esté a punto de caer debe ser empujado. Todos somos soldados de la revolución. Queremos la victoria de los trabajadores sobre el sucio lucro. Eso es el socialismo». -citado en Doctor Goebbels: Su vida y su muerte.
  3. «Somos socialistas, porque vemos en el socialismo, es decir, en la fatídica dependencia de todos los camaradas populares entre sí, la única posibilidad para la preservación de nuestra genética racial y, por tanto, para la reconquista de nuestra libertad política y para el rejuvenecimiento del Estado alemán». – «¿Por qué somos socialistas?» Der Angriff (El Ataque ), 16 de julio de 1928
  4. «No somos una institución benéfica, sino un Partido de socialistas revolucionarios». -Der Angriff editorial, 27 de mayo de 1929
  5. «El capitalismo asume formas insoportables en el momento en que los fines personales a los que sirve son contrarios al interés del conjunto del pueblo. Entonces procede de las cosas y no de las personas. El dinero es entonces el eje en torno al cual gira todo. Con el socialismo ocurre lo contrario. La visión socialista del mundo empieza por el pueblo y luego pasa a las cosas. Las cosas están subordinadas a la gente; el socialista pone a la gente por encima de todo, y las cosas son sólo medios para un fin». – «Capitalismo», Der Angriff, 15 de julio de 1929
  6. «En 1918 sólo había una tarea para el socialista alemán: conservar las armas y defender el socialismo alemán.» -Capitalismo», Der Angriff, 15 de julio de 1929.
  7. «Ser socialista significa dejar que el ego sirva al prójimo, sacrificar el yo por el todo. En su sentido más profundo, socialismo es igual a servicio». – notas del diario (1926)
  8. «Las líneas del socialismo alemán son nítidas y nuestro camino está claro. Estamos contra la burguesía política y a favor del auténtico nacionalismo. Estamos contra el marxismo, ¡y por el verdadero socialismo!» – Esos malditos nazis: ¿Por qué somos socialistas? (1932)
  9. «Somos socialistas porque vemos la cuestión social como una cuestión de necesidad y justicia para la existencia misma de un Estado para nuestro pueblo, no como una cuestión de lástima barata o sentimentalismo insultante. El trabajador tiene derecho a un nivel de vida que corresponda a lo que produce.» – Esos malditos nazis: ¿Por qué somos socialistas? (1932)
  10. «Inglaterra es una democracia capitalista. Alemania es un estado popular socialista». – «Englands Schuld» (el discurso no está fechado, pero probablemente fue pronunciado en 1939)
  11. «Porque somos socialistas hemos sentido las bendiciones más profundas de la nación, y porque somos nacionalistas queremos promover la justicia socialista en una nueva Alemania». – Die verfluchten Hakenkreuzler. Etwas zum Nachdenken (1932)
  12. «El pecado del pensamiento liberal fue pasar por alto las fuerzas de construcción nacional del socialismo, permitiendo así que sus energías se dirigieran en direcciones antinacionales.» – Die verfluchten Hakenkreuzler. Etwas zum Nachdenken (1932)
  13. «Ser socialista es someter el yo al tú; socialismo es sacrificar el individuo al todo. El socialismo es, en su sentido más profundo, servicio». – citado en Escape desde la libertad, Erich Fromm
  14. «Somos un partido obrero porque vemos en la batalla que se avecina entre las finanzas y el trabajo el principio y el fin de la estructura del siglo XX. Estamos del lado del trabajo y en contra de las finanzas. . . El valor del trabajo en el socialismo vendrá determinado por su valor para el Estado, para toda la comunidad» – Esos malditos nazis: ¿Por qué somos socialistas? (1932)

Estas citas son sólo una muestra de las opiniones de Goebbels sobre el socialismo y su concepción del mismo. Se puede ver que en muchos aspectos el nazi hablaba de forma muy parecida a Karl Marx.

Frases como «somos un partido obrero», «el trabajador tiene derecho a un nivel de vida que corresponda a lo que produce», «el dinero… es lo contrario con el socialismo» y «estamos en contra de la burguesía política» podrían extraerse fácilmente de los propios discursos y escritos de Marx, aunque está claro que Goebbels despreciaba a Marx y consideraba que su «nacionalsocialismo» era distinto del marxismo.

Entonces, ¿qué diferencia al nacionalsocialismo del marxismo? Hay dos diferencias principales.

La primera es que Hitler y Goebbels fusionaron su socialismo con el nacionalismo racial y alemán, rechazando el espíritu internacional del marxismo –¡proletarios del mundo, uníos!– por uno más práctico que hacía hincapié en el movimiento Völkischen de Alemania.

Fue una táctica inteligente de los nazis. Como señaló el Premio Nobel de Economía F.A. Hayek, hizo que el socialismo fuera más aceptable para muchos alemanes que no eran capaces de ver el nazismo como lo que realmente era.

«Todavía no se ve la tragedia suprema de que en Alemania fueron en gran medida personas de buena voluntad las que, con sus políticas socialistas, prepararon el camino para las fuerzas que representan todo lo que detestan», escribió Hayek en Camino de servidumbre (1944). «Pocos reconocen que el ascenso del fascismo… no fue una reacción contra las tendencias socialistas del período precedente, sino un resultado necesario de esas tendencias».

La segunda diferencia es que los nacionalsocialistas estaban menos preocupados por controlar directamente los medios de producción.

En su libro de 1940 Economía alemana, 1870-1940, Gustav Stolper, economista y periodista austriaco-alemán, explicaba que, aunque el nacionalsocialismo fue anticapitalista desde el principio, también estaba en competencia directa con el marxismo tras la Primera Guerra Mundial. Por ello, los nacionalsocialistas decidieron «cortejar a las masas» desde tres ángulos distintos.

«El primer ángulo era el principio moral, el segundo el sistema financiero, el tercero la cuestión de la propiedad. El principio moral era ‘la mancomunidad antes que el interés propio’. La promesa financiera era ‘romper la esclavitud del interés’. El programa industrial era «la nacionalización de todas las grandes empresas constituidas [trusts]». Al aceptar el principio de «la mancomunidad antes que el interés propio», el nacionalsocialismo simplemente enfatiza su antagonismo con el espíritu de una sociedad competitiva representada supuestamente por el capitalismo democrático. . . Pero para los nazis este principio significa también la completa subordinación del individuo a las exigencias del Estado. Y en este sentido el nacionalsocialismo es incuestionablemente un sistema socialista…».

Stolper, que huyó de Alemania a Estados Unidos tras la llegada de Hitler al poder, señaló que los nazis nunca iniciaron una nacionalización generalizada de la industria, pero explicó que en cierto modo se trataba de una distinción sin diferencia.

«La socialización de toda la maquinaria productiva alemana, tanto agrícola como industrial, se logró por métodos distintos a la expropiación, en una medida mucho mayor y a una escala inconmensurablemente más amplia de lo que probablemente imaginaron los autores del programa del partido en 1920. De hecho, no sólo los grandes trusts fueron sometidos gradual pero rápidamente al control gubernamental en Alemania, sino también todo tipo de actividad económica, sin dejar mucho más que el título de propiedad privada.»

En su libro de 1939 La economía vampiro: Hacer negocios bajo el fascismo, Guenter Reimann llegó a una conclusión similar, el historiador económico Richard Ebeling señala.

«…aunque la mayoría de los medios de producción no habían sido nacionalizados, sí habían sido politizados y colectivizados bajo una intrincada red de objetivos de planificación nazi, regulaciones de precios y salarios, normas y cuotas de producción, y estrictos límites y restricciones a la acción y las decisiones de quienes seguían siendo; nominalmente, los propietarios de las empresas privadas de todo el país. Todo empresario alemán sabía que su conducta estaba prescrita y posicionada dentro de los objetivos de planificación más amplios del régimen nacionalsocialista.»

El registro histórico es claro: el fascismo europeo era simplemente un matiz diferente del socialismo, lo que ayuda a explicar, como señaló Hayek, por qué tantos fascistas eran «antiguos» socialistas – «de Mussolini para abajo (e incluyendo a Laval y Quisling)».

Al igual que Marx, los nazis detestaban el capitalismo y consideraban que la voluntad individual y los derechos individuales estaban subordinados a los intereses del Estado. No debería sorprendernos que estos diferentes matices del socialismo obtuvieran resultados tan similares: pobreza y miseria.

Los socialistas seguirán argumentando que el nazismo no era un socialismo «real», pero las palabras del infame ministro de propaganda nazi sugieren lo contrario. 

Este artículo ha sido republicado con autorización de FEE.

FEE

La Fundación para la Educación Económica defiende el libre mercado y las libertades individuales desde 1946

Informe Orwell es un medio de información independiente que parte de dos principios base para su funcionamiento: verdad y libertad.

En tiempos donde la mayoría de los medios de “comunicación” se han transformado en vehículos de propaganda del poder establecido y los políticos, nuestro equipo busca contrarrestar la desinformación hegemónica y sacar a relucir las noticias que incomodan al eje dominante.

Si está en sus posibilidades, le agradeceríamos donación de recursos que emplearemos en mantener operativo nuestro sitio web, pagar servidores y los salarios de nuestro equipo, para así poder seguir informándoles.

Cualquier donación es bien recibida.

                 

También agradecemos que comparta nuestro trabajo en redes sociales para poder llegar a millones de personas en el mundo.

Te recomendamos leer: