La inflación argentina, explicada (en un gráfico)

En septiembre de 2023, la masa monetaria total de Argentina ascendía a 22 billones de pesos, lo que significa que el gobierno ha multiplicado por diez la masa monetaria en menos de cuatro años.
Foto de Angelica Reyes en Unsplash

Por: Jon Miltimore

Marcelo Capobianco es carnicero en Buenos Aires, donde trabaja en una sala de baldosas blancas rodeada de ganchos colgantes, trozos de carne y un cartel que reza «¡Viva la libertad!».

Transmite los precios en directo por Facebook todos los días, pero, como muchos comerciantes de Argentina, utiliza pizarras en su tienda para poder actualizar los precios a lo largo del día a medida que los pesos pierden su valor.

El New York Times, que entrevistó recientemente a Capobianco, informó sobre la inflación que «ha convulsionado a Argentina» y conducido al ascenso de Javier Milei, que la semana pasada se convirtió en el primer presidente libertario de Argentina (y posiblemente el primer presidente libertario del mundo en la historia moderna).

Antes de la sorprendente victoria de Milei, la inflación en Argentina alcanzó el 143%. La inflación de tres dígitos ha empujado al 40% de los argentinos a la pobreza y ha provocado un aumento de la demanda de dólares estadounidenses. 

El Times calcula que unos 200.000 millones de dólares estadounidenses han gravitado hacia la economía argentina, de 487.000 millones de dólares, casi el 10% de todos los dólares en circulación (más que en cualquier otro país del mundo, salvo Estados Unidos).

El atractivo de los dólares en Argentina no debería sorprender. El poder adquisitivo del peso se deprecia tan rápidamente que la gente los cambia continuamente por dólares, que se atesoran. 

«Constantemente estás juntando dinero rápido para comprar dólares», dijo al periódico un trabajador de supermercado de 30 años, «porque al día siguiente se vuelve a devaluar».

Para hacerse una idea de lo fuerte que ha caído el peso argentino, hoy un solo dólar estadounidense compra 1.000 pesos. En 2019, un dólar compraba 48 pesos. En 2011, un dólar podía cambiarse por 3,45 pesos.

El artículo del Times es sólido y vale la pena leerlo, pero su enfoque principal -más allá del colapso de la moneda argentina- es la dolarización de la economía argentina. 

Durante su campaña presidencial y desde su victoria electoral, Milei propuso abandonar por completo el peso y adoptar el dólar estadounidense como moneda oficial de Argentina. El Times argumenta que esto sería difícil y no resolvería inmediatamente los problemas económicos de Argentina.

Ambas afirmaciones son ciertas, pero la supresión del banco central argentino resolvería en gran medida uno de los mayores quebraderos de cabeza de Argentina.

«Si se dolariza, se elimina la inflación», afirma Daniel Raisbeck, analista político sobre América Latina en el Cato Institute, «y se elimina el problema de la devaluación de la moneda, que es un gran problema en Argentina».

Acabar con la inflación de tres dígitos no solucionará todos los problemas económicos de Argentina, que llevan décadas gestándose y se derivan de su adhesión al peronismo (una mezcla de fascismo y nacionalsocialismo). Pero puede evitar que los políticos argentinos maquillen sus problemas económicos simplemente imprimiendo pesos, que es precisamente lo que Argentina ha hecho durante los últimos 25 años (más sobre esto en breve). 

Esto me lleva a mi principal queja con la historia del New York Times. 

Los periodistas hacen un espléndido trabajo mostrando el grave daño que la inflación ha causado a los 46 millones de argentinos, pero dedican muy poco tiempo a examinar cómo llegó la inflación a Argentina. 

El Times afirma que los problemas económicos de Argentina se deben a una serie de factores, que van desde el gasto excesivo y los grandes déficits a las políticas comerciales proteccionistas y los controles de divisas, antes de citar una «excesiva dependencia de la impresión de más pesos para pagar las facturas del gobierno» como un factor contribuyente. 

Ahora bien, la dolarización es en realidad un remedio para muchos de estos problemas, porque la mayoría de ellos -en particular el gasto excesivo- se deben a la impresión de dinero. Pero el verdadero problema es que el Times, en un artículo sobre la inflación, dedica diez palabras a explicar su causa directa.

Aunque el Times optó por restar importancia al elefante monetario en la habitación, es un tema que merece la pena explorar. Después de todo, Argentina no es el único país que lucha contra la inflación, y existe una gran confusión sobre qué es la inflación y qué la causa.

Tanto en Estados Unidos como en Canadá, dos países que han luchado contra el aumento de los precios al consumo desde 2020, los políticos han argumentado que la inflación es el resultado de la codicia de las empresas que están estafando a los consumidores. 

«Es codicia corporativa, pura y simple», dijo recientemente la senadora Elizabeth Warren. «Tengo un plan para hacer frente a sus precios abusivos y acabar con los grandes monopolios que golpean a las familias con costes más altos».

En Canadá, los legisladores han llegado a amenazar a las cadenas de supermercados con nuevos impuestos si no reducen los precios de los alimentos, y también han amenazado con llevar a los directores ejecutivos ante el Parlamento. 

En honor al Times, el periódico no se entretiene con la fatua idea de que la inflación argentina es el resultado de empresarios codiciosos. Y con razón. 

Cualquiera que quiera entender la inflación de Argentina sólo tiene que mirar su oferta monetaria en las últimas décadas (véase más abajo).

En 1990, Argentina tenía 711.000 millones de pesos (código ISO 4217: ARS) en circulación. En 2020, Argentina tenía aproximadamente 2,5 billones de pesos en circulación. En otras palabras, el gobierno argentino casi cuadruplicó la cantidad de dinero en circulación en un periodo de 30 años.

Se trata de un enorme aumento de la masa monetaria, incluso en tres décadas, lo que explica por qué Argentina ha luchado contra la inflación durante años. Sin embargo, es poca cosa en comparación con la reciente impresión de dinero de Argentina.

En septiembre de 2023, la masa monetaria total de Argentina ascendía a 22 billones de pesos, lo que significa que el gobierno ha multiplicado por diez la masa monetaria en menos de cuatro años.

Esta es la razón por la que el pueblo de Argentina está sufriendo una inflación masiva. 

Es Economía 101. Prácticamente cualquier libro de economía que elijas te dirá que si expandes la oferta monetaria más rápido de lo que una economía puede producir bienes y servicios, tendrás inflación.

Demasiada gente ignora que la inflación es, ante todo, una cuestión monetaria. 

El Premio Nobel de Economía Milton Friedman dijo que la inflación «es siempre y en todas partes un fenómeno monetario», pero Friedman no es el único. Se trata de una verdad ampliamente comprendida en los círculos económicos.

«Creo que casi todo lo que no sea la Reserva Federal es un espectáculo secundario en lo que respecta a la dinámica de la inflación», respondió el año pasado Jason Furman, uno de los principales economistas del presidente Barack Obama, cuando se le preguntó por la teoría de la «greedflation» de Warren. 

Sin embargo, muchos se muestran reacios a aceptar esta sencilla explicación de la inflación, y no sólo los partidarios políticos que hablan de «greedflation». A menudo oímos sugerir cosas como mercados laborales calientes y cadenas de suministro interrumpidas como causas de la inflación, o el descenso de los precios de la gasolina como prueba del enfriamiento de la inflación. 

Hay una sencilla razón por la que hay tanta confusión sobre el tema: La definición de inflación ha cambiado con el tiempo.

En la actualidad, muchas personas, incluidos los economistas, confunden el aumento de los precios con la inflación. Piense en cómo se comunica la inflación: El gobierno mide los precios al consumo, y esto nos dice cuánta «inflación» hay en una economía. 

Sin embargo, hay varios problemas con este enfoque, entre ellos el hecho de que los precios cambian constantemente por razones que no tienen nada que ver con la inflación, como la oferta y la demanda. (El precio de la gasolina, muy influido por el suministro de crudo, es uno de un millón de buenos ejemplos).

La inflación no se definía originalmente como un aumento de los precios al consumo. Durante generaciones y en diversos países, la inflación se definió como una expansión de la oferta de dinero en una economía. 

«La inflación, tal y como se utilizó siempre este término en todas partes y especialmente en este país, significa aumentar la cantidad de dinero y billetes de banco en circulación y la cantidad de depósitos bancarios sujetos a control», señaló el economista Ludwig von Mises en Libertad económica e intervencionismo. «Pero la gente utiliza hoy el término ‘inflación’ para referirse al fenómeno que es una consecuencia inevitable de la inflación, es decir, la tendencia al alza de todos los precios y salarios».

Mises veía la involución del término como una especie de tragedia, puesto que ya no había «ninguna palabra disponible para significar el fenómeno que hasta ahora se ha llamado inflación.»

El economista austriaco tenía razón, pero hay una razón obvia por la que muchos prefieren hoy la nueva definición de inflación. 

Con la antigua definición, era fácil descubrir a los culpables de la subida de los precios: Siempre y sólo eran los que ampliaban la oferta monetaria. Mientras que con la definición actual, como muestra el senador Warren, un aumento general de los precios al consumo puede achacarse a casi cualquier persona o cosa. 

Los estadounidenses no deben dejarse engañar. Sea cual sea la definición que uno prefiera utilizar – una expansión de la oferta monetaria que conduce a un aumento de los precios, o un aumento amplio y sostenido de los precios al consumo – la inflación es causada por los gobiernos y los bancos centrales que controlan la oferta monetaria.

Lo que nos lleva a Estados Unidos. Un vistazo a la constante expansión de la oferta monetaria estadounidense muestra por qué los precios en Estados Unidos también están subiendo a un ritmo histórico, y por qué su actual trayectoria fiscal -que incluye añadir casi 20 billones de dólares a la deuda nacional de 34 billones de dólares en los próximos diez años- es motivo de grave preocupación. 

«Si un gobierno recurre a la inflación, es decir, crea dinero para cubrir sus déficits presupuestarios o expande el crédito para estimular los negocios, entonces ningún poder sobre la tierra, ningún truco, dispositivo o incluso indexación puede evitar sus consecuencias económicas», observó en una ocasión el economista austriaco Hans Sennholz.

Esto no quiere decir que el destino de Estados Unidos deba ser el de Argentina. Pero si los políticos continúan en su actual curso de expansión monetaria y déficits masivos, los estadounidenses probablemente se encontrarán un día en una situación muy parecida a la de Marcelo Capobianco: utilizando pizarras en sus tiendas para actualizar los precios a lo largo del día mientras hacen negocios.

Este artículo ha sido republicado con la autorización de FEE.

FEE

La Fundación para la Educación Económica defiende el libre mercado y las libertades individuales desde 1946

Informe Orwell es un medio de información independiente que parte de dos principios base para su funcionamiento: verdad y libertad.

En tiempos donde la mayoría de los medios de “comunicación” se han transformado en vehículos de propaganda del poder establecido y los políticos, nuestro equipo busca contrarrestar la desinformación hegemónica y sacar a relucir las noticias que incomodan al eje dominante.

Si está en sus posibilidades, le agradeceríamos donación de recursos que emplearemos en mantener operativo nuestro sitio web, pagar servidores y los salarios de nuestro equipo, para así poder seguir informándoles.

Cualquier donación es bien recibida.

                 

También agradecemos que comparta nuestro trabajo en redes sociales para poder llegar a millones de personas en el mundo.

Te recomendamos leer:

¿Nos brindas un café?

Tu apoyo es indispensable para poder sostener nuestro equipo e informar a la población.