John Mackey, cofundador de Whole Foods Market, habla de espíritu emprendedor, educación y capitalismo

"Si puedes obtener beneficios, eso demuestra que tu modelo de negocio es bueno", dice Mackey.
Foto de iStrfry , Marcus en Unsplash

Por: Kerry McDonald

Existen muchas similitudes entre el movimiento de la alimentación natural y orgánica y el movimiento de la educación alternativa en Estados Unidos. Ambos comenzaron a finales de los años 60 y principios de los 70, en gran parte en la izquierda política, como parte de un rechazo contracultural al statu quo. Desde entonces, ambos movimientos han pasado a formar parte de la corriente dominante y siguen influyendo en la manera de comer y aprender de la gente. 

Tal vez en ningún lugar sea esto más evidente que en el crecimiento expansivo de Whole Foods Market, la cadena de tiendas de comestibles que John Mackey cofundó y dirigió durante 44 años antes de dimitir como consejero delegado en 2022 tras supervisar la adquisición de la empresa por Amazon. Bajo su liderazgo, Whole Foods Market pasó de tener una sola tienda en Austin (Texas) a 540 establecimientos con unas ventas anuales que superan los 22.000 millones de dólares. Ayudó a cambiar la forma en que muchas personas piensan sobre la producción y el consumo de alimentos, centrándose en la agricultura sostenible, los productores locales y los beneficios de una alimentación saludable. 

En mi reciente episodio del podcast LiberatED, hablé con Mackey sobre su trayectoria empresarial y le pedí consejo para los empresarios de la educación de hoy en día que están remodelando la educación estadounidense mediante el lanzamiento de opciones de escolarización creativas, como microescuelas, cápsulas de aprendizaje, plataformas de aprendizaje en línea, colaboraciones de educación en casa y modelos similares.

“Iba a ser profesor de primaria”, me dijo Mackey, explicando que no incluyó esta parte de su vida en su último libro, The Whole Story: Adventures in Love, Life and Capitalism. Antes de dedicarse a la comida, Mackey era un apasionado de la educación y estudiaba magisterio en la universidad. “En aquella época, yo era un radical de la educación y leía los libros de la época”, dice Mackey, refiriéndose a autores como John Holt, que acuñó el término “unschooling”, e Ivan Illich, que escribió el libro Deschooling Society. “Sin duda, pensaba de forma diferente. Odiaba la burocracia de la escuela pública”, dice Mackey.

Quizá hubiera seguido la carrera de educación si no hubiera sido por el director del colegio en el que estaba haciendo sus prácticas. “Fui muy eficaz enseñando a leer a los niños, pero un día el director me pidió que no volviera más a su colegio porque era un alborotador”, cuenta Mackey, explicando que al director no le gustaba cómo Mackey desafiaba las normas del colegio llevando el pelo largo, permitiendo que los alumnos le llamaran por su nombre de pila, comiendo el almuerzo con ellos en vez de con los profesores, etcétera. “Ese fue el final de mi camino hacia la educación, y en su lugar seguí la ruta de la comida”, dijo Mackey.

El camino de la alimentación resultó un éxito porque Whole Foods Market creó valor para sus clientes y, a su vez, beneficios para sí misma, todo ello a través del intercambio voluntario en un mercado libre. Al hacerlo, cambió la forma de comer y de pensar sobre los alimentos de muchos estadounidenses. Los empresarios de la educación de hoy en día, que construyen las nuevas escuelas y espacios que las familias desean, también merecen los beneficios y ganancias que se derivan de crear valor para otros. Y al igual que Whole Foods Market cambió la forma de pensar de la gente sobre la comida, los empresarios de la educación de hoy pueden cambiar la forma en que muchos estadounidenses aprenden y piensan sobre la educación, pero sólo si pueden dirigir negocios financieramente exitosos y sostenibles. 

“Si puedes obtener beneficios, eso demuestra que tu modelo de negocio es bueno”, afirma Mackey. “Así es como se puede hacer más bien en el mundo. Esa es la belleza del capitalismo. Recoge los beneficios y los recicla, ya sea para invertir en el negocio en el que estás o para invertir en otros negocios… Aumentar el capital es esencial para el progreso humano. Si no se obtienen beneficios, se frena el progreso humano. Si tienes una buena escuela, necesitamos más. ¿Y cómo vas a hacerlo a menos que puedas ganar dinero y reinvertirlo? Ése es mi mensaje. Digo que [los empresarios de la educación] tienen la obligación ética, no solo consigo mismos, sino con el resto del mundo, de ser rentables para poder crecer y llevar sus buenas ideas educativas y compartirlas con más estudiantes que necesitan una educación mejor”.

Poco después de la emisión de este episodio del podcast, empecé a recibir mensajes de empresarios de la educación agradecidos por las ideas de Mackey. “Cuando le preguntaste si estaba de acuerdo con tener una misión y obtener beneficios, me dio en el clavo”, dijo uno de los fundadores de una microescuela.

Durante demasiado tiempo, la mayor parte de la educación primaria y secundaria ha estado fuera del libre mercado, controlada y gestionada por el gobierno. Esto explica por qué tenemos tanta innovación, variedad y abundancia en tantas otras áreas de nuestras vidas, pero no en la educación.

Hasta ahora.

Los empresarios de la educación de hoy están creando un mercado vibrante, diverso y descentralizado de opciones educativas para las familias. Las nuevas escuelas y espacios que visito destilan alegría, con jóvenes ansiosos por ir a la escuela y tristes cuando termina el año escolar. Con pequeñas empresas financieramente sólidas, los empresarios de la educación pueden difundir esta alegría y tener un impacto amplio, positivo y duradero en la forma de aprender de los niños estadounidenses. 

Para quienes dicen que la educación es demasiado importante para dejarla en manos del capitalismo y el libre mercado, yo digo que es demasiado importante para que esté en manos del gobierno.

Este artículo ha sido republicado con autorización de FEE.

FEE

La Fundación para la Educación Económica defiende el libre mercado y las libertades individuales desde 1946

Informe Orwell es un medio de información independiente que parte de dos principios base para su funcionamiento: verdad y libertad.

En tiempos donde la mayoría de los medios de “comunicación” se han transformado en vehículos de propaganda del poder establecido y los políticos, nuestro equipo busca contrarrestar la desinformación hegemónica y sacar a relucir las noticias que incomodan al eje dominante.

Si está en sus posibilidades, le agradeceríamos donación de recursos que emplearemos en mantener operativo nuestro sitio web, pagar servidores y los salarios de nuestro equipo, para así poder seguir informándoles.

Cualquier donación es bien recibida.

                 

También agradecemos que comparta nuestro trabajo en redes sociales para poder llegar a millones de personas en el mundo.

Te recomendamos leer: