El mito de las «raíces socialistas» del cristianismo

El socialismo se entiende más bien como la concentración del poder político con el fin -por la fuerza- de redistribuir la riqueza o planificar una economía
De Leonardo da Vinci - Online Tomada el 23 de julio de 2013, Dominio público, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=50410532

Hace casi dos milenios, algunos de los primeros seguidores de Cristo en Jerusalén organizaron sus asuntos de un modo que aún suscita la afirmación de que las raíces del cristianismo son socialistas, comunitarias o incluso «comunistas». Cuando celebramos el nacimiento de Jesús, debemos entender que esta afirmación es espuria, si no blasfema.

Sus fuentes son dos pasajes del Libro de los Hechos del Nuevo Testamento, capítulo 2, versículos 44-45, que dice: «Todos los creyentes estaban juntos y tenían todo en común. Vendían propiedades y posesiones para dar a quien tuviera necesidad». Hechos 4:32 declara: «Todos los creyentes eran uno en corazón y mente. Nadie afirmaba que alguna de sus posesiones fuera suya, sino que compartían todo lo que tenían.»

Muchos en la izquierda argumentan que la enseñanza cristiana debería desdeñar la propiedad privada y respaldar un sistema socialista de redistribución de la riqueza. Después de todo, ¿no era eso lo que hacían los primeros cristianos? 

Fíjense bien en esos pasajes de los Hechos. El acuerdo «comunal» era voluntario. No hay coacción y no se menciona la única institución de la sociedad que puede emplear la coacción legalmente, es decir, el Estado. 

Hechos 2:46 señala que este grupo de primeros cristianos «partían el pan en sus casas y comían juntos con alegría y sinceridad de corazón» [énfasis añadido]. Si todavía poseían casas, algunos, al menos, claramente no lo vendieron todo. Los que lo hicieron entregaron el dinero de sus ventas a los apóstoles, no a ningún gobierno -romano o judío, secular o religioso. 

Los cristianos ven a Dios como el creador de todas las cosas y, por tanto, como el dueño de todas las cosas. Los humanos somos administradores de la Creación, y las Escrituras nos llaman a hacer un buen uso de ella. Es probable que, en este sentido trascendente, algunos de los primeros cristianos pensaran que su riqueza material no les pertenecía en última instancia. 

En cualquier caso, el socialismo no consiste en compartir voluntariamente las propias posesiones. Cualquiera puede elegir hacerlo bajo la antítesis del socialismo, el capitalismo. De hecho, hay más filantropía en las sociedades capitalistas que en las socialistas, y los gobiernos de los países capitalistas envían constantemente «ayuda exterior» a los regímenes más socialistas, y no al revés. 

El socialismo se entiende más bien como la concentración del poder político con el fin -por la fuerza- de redistribuir la riqueza o planificar una economía. Además, su lamentable historial comienza con los primeros cristianos que optaron por practicarlo.

El apóstol Pablo alude por primera vez a los problemas financieros del grupo de Jerusalén cuando describe una conversación que mantuvo con sus líderes: Pedro, Santiago y Juan.  Pablo dice: «Lo único que nos pidieron fue que siguiéramos acordándonos de los pobres», cosa que Pablo estaba «deseoso de hacer» (Gálatas 2:9-10).

Al parecer, la iglesia de Jerusalén encabezaba la lista de «pobres» porque Pablo siguió la petición de Pedro, Santiago y Juan recogiendo dinero de las iglesias cristianas más recientes de Antioquía, Macedonia y Corinto para enviarlo a «los pobres de entre los santos de Jerusalén» (Romanos 15:26). 

En otras palabras, las subvenciones de los cristianos de Antioquía, Macedonia y Corinto ayudaban a sostener a la empobrecida iglesia de Jerusalén. Y algunos de estos cristianos dadivosos no tenían casi nada para vivir, y mucho menos para dar. Por ejemplo, Pablo describe cómo los cristianos macedonios estaban en «extrema pobreza» y, sin embargo, «daban cuanto podían, e incluso más de lo que podían». (2 Corintios 8:2-3). ¿Cuán desesperados debían de estar los cristianos de Jerusalén para depender de hermanos cristianos que vivían en tal «extrema pobreza»? No se puede dudar de la sinceridad de los comuneros, pero sí cabe preguntarse hasta qué punto entendían bien algunas de las enseñanzas de Cristo.

Sólo una vez ordenó Jesús a alguien que lo vendiera todo, y fue cuando un rico gobernante preguntó cómo podía asegurarse la vida eterna. Para demostrar dónde estaba realmente el corazón del hombre (que Jesús seguramente conocía), Jesús le dijo que lo vendiera todo. El hombre se negó y se marchó. Jesús nunca sugirió que todo el mundo lo vendiera todo, y desde luego nunca apoyó la coacción socialista dirigida por el Estado para conseguirlo.

De hecho, en su parábola de los talentos, Jesús reserva los mayores elogios para el hombre cuya iniciativa aumentó la riqueza material, y ningún elogio para el hombre que no hizo nada para crear valor. Su parábola de los trabajadores de la viña ofrece una poderosa defensa del contrato voluntario y la propiedad privada, y su parábola del buen samaritano ennoblece al hombre que ayuda a otro con sus propios recursos y su propia voluntad. Si ese samaritano le hubiera dicho a la víctima desesperada al borde del camino: «Espera a que aparezca el gobierno y te ayude», probablemente hoy lo conoceríamos como el «buen samaritano».

El hecho es que, aunque algunos de los primeros cristianos organizaban sus asuntos de forma «comunitaria», la mayoría no lo hacía. En los 20 siglos transcurridos desde entonces, pocos cristianos han elegido el camino comunal, y la mayoría de los que lo hicieron lo rechazaron cuando inevitablemente fracasó. Los peregrinos de Plymouth, por ejemplo, pasaron hambre hasta que el gobernador William Bradford adoptó la propiedad privada. Los experimentos socialistas utópicos en la América del siglo XIX, que sumaron más de 100 y a menudo se inspiraron en visiones erróneas de la ética cristiana, expiraron todos en pocos años.

Imaginemos que Jesús regresara hoy y hablara ante un auditorio abarrotado en el Carnegie Hall, preguntando: «¿Qué habéis hecho para ayudar a los pobres?». Sólo los superficiales o los descarriados podrían decir que le impresionaría que alguien levantara la mano y declarara: «Voté a los políticos que dijeron que se ocuparían de eso». 

En lugar de seguir el ejemplo de Bernie Sanders, Karl Marx o incluso de aquellos primeros comunalistas de Jerusalén, los cristianos y los no cristianos deberían recordar lo que dice el apóstol Pablo en 2 Corintios 9:7 «Cada uno de vosotros debe dar lo que ha decidido en su corazón dar, no de mala gana ni por obligación, porque Dios ama al dador alegre». 

Este artículo ha sido republicado con la autorización de FEE.

Lawrence Reed

Lawrence Reed es presidente emérito de la Fundación para la Educación Económica

Informe Orwell es un medio de información independiente que parte de dos principios base para su funcionamiento: verdad y libertad.

En tiempos donde la mayoría de los medios de “comunicación” se han transformado en vehículos de propaganda del poder establecido y los políticos, nuestro equipo busca contrarrestar la desinformación hegemónica y sacar a relucir las noticias que incomodan al eje dominante.

Si está en sus posibilidades, le agradeceríamos donación de recursos que emplearemos en mantener operativo nuestro sitio web, pagar servidores y los salarios de nuestro equipo, para así poder seguir informándoles.

Cualquier donación es bien recibida.

                 

También agradecemos que comparta nuestro trabajo en redes sociales para poder llegar a millones de personas en el mundo.

Te recomendamos leer: