El aborto extremo hasta los 9 meses estará en la boleta electoral en el 2024

El Asunto 1 enmendaría la constitución del estado de Ohio para establecer un "derecho" al aborto durante los nueve meses de embarazo
Foto de Maria Oswalt en Unsplash
Foto de Maria Oswalt en Unsplash

La intensa campaña en Ohio en torno a la iniciativa sobre el aborto en la boleta electoral del próximo martes es un anticipo del caldeado ambiente político que veremos el año próximo durante las elecciones generales. Y es que, en otros estados, incluso varios estados péndulos como Arizona, Florida, Nevada, y Pennsylvania, se están proponiendo reformas constitucionales a favor o en contra del aborto para votación popular en el 2024.

Lo curioso de las propuestas avanzadas por un lado o por otro, no obstante, es que ninguna prohibiría el aborto. Lo que se decidirá en los estados en cuestión es si se permite el aborto, pero regulado y con liimites, o si se permite el aborto irrestricto y hasta el último momento del embarazo.

Ante estas alternativas, los votantes deben oponerse a que en sus estados se establezca un régimen de aborto extremo.

La propuesta contenida en el llamado Asunto 1 de la boleta electoral de este noviembre en Ohio es el prototipo de estas propuestas radicales.

El Asunto 1 enmendaría la constitución del estado para establecer un «derecho» al aborto durante los nueve meses de embarazo. Como dice la misma papeleta de votación, “la enmienda… siempre permitiría que un niño no nacido sea abortado en cualquier momento del embarazo sin importar su viabilidad si, según la determinación del médico proveyendo tratamiento, el aborto sea necesario para proteger la salud o vida de una mujer embarazada”. En otras palabras, bastaría que un médico inescrupuloso, de los que no hay pocos, se invente cualquier excusa de salud, aunque sea ambigua e inverosímil, para que se pueda abortar a un niño, aunque esté por nacer.  No habría, en fin, ningún límite real a lo que un doctor activista pudiera hacer.

Este lenguaje amplio también permitiría que una menor de edad pueda hacerse un aborto sin notificar a sus padres o consultar con ellos, lo que no tiene sentido. ¿Si los padres deben ser consultados por escuelas para que le puedan dar una aspirina a un menor, como es posible que un médico pueda hacerle un aborto a una niña pequeña sin que sus padres se enteren?

Esta radical enmienda, por supuesto, no es necesaria para mantener el aborto legal en Ohio. El aborto es permitido por ley estatal hasta las veintidós semanas de embarazo, la ley que aprobó la legislatura restringiéndolo hasta seis semanas ha sido retada en los tribunales y está en suspenso. Pero, aún si esta entrara en vigor, la mujer tendría suficiente tiempo para acceder a un aborto.

La ley actual también protege la autoridad de los padres sobre las decisiones de salud de sus hijos menores.

Por otra parte, hay que considerar que este tipo de políticas de aborto extremo no son comunes. De hecho, la mayoría de los países civilizados prohíben el aborto tardío, mientras que algunos de los peores violadores de derechos humanos, como las dictaduras comunistas de China y Corea del Norte, permiten el aborto en cualquier momento.

Los proponentes de estas medidas extremas saben que, como demuestran todas las encuestas, la inmensa mayoría de los americanos, se opone al aborto tardío y sin condiciones, por eso, la única manera que tienen de conseguir su apoyo es confundiendo a los votantes y tratando de sembrar miedo sin justificación. La directora ejecutiva de Pro-Choice Ohio Kellie Copeland, por ejemplo, anda por el estado diciendo que “lo que realmente está en juego con el Asunto 1” es si en el estado el aborto será totalmente prohibido, lo que es totalmente falso.

Nadie puede dejarse confundir por estos falsos argumentos. Las medidas propuestas por los grupos proaborto son extremas y permitirían que se lleven a cabo prácticas que, francamente, solo se pueden describir como barbáricas. No se puede permitir que se le ponga fin a la vida de un bebe plenamente formado, que siente dolor y cuyo corazón late, y que usualmente se hace a través del desmembramiento del pequeño.

La vida debiera protegerse desde el momento de la concepción, pero, a pesar de las diferencias que puede haber sobre este tema en el país, existe un consenso en el país en contra del aborto extremo. Los votantes en Ohio el martes y los de muchos otros estados el año próximo tienen que decirle “no” al aborto “a lo bestia”.

Alfonso Aguilar es presidente del Latino Parntership for Conservative Principles y fue director de la Oficina de Ciudadanía de los Estados Unidos.

Alfonso Aguilar

Alfonso Aguilar es presidente del Latino Parntership for Conservative Principles y fue director de la Oficina de Ciudadanía de los Estados Unidos.

Informe Orwell es un medio de información independiente que parte de dos principios base para su funcionamiento: verdad y libertad.

En tiempos donde la mayoría de los medios de “comunicación” se han transformado en vehículos de propaganda del poder establecido y los políticos, nuestro equipo busca contrarrestar la desinformación hegemónica y sacar a relucir las noticias que incomodan al eje dominante.

Si está en sus posibilidades, le agradeceríamos donación de recursos que emplearemos en mantener operativo nuestro sitio web, pagar servidores y los salarios de nuestro equipo, para así poder seguir informándoles.

Cualquier donación es bien recibida.

                 

También agradecemos que comparta nuestro trabajo en redes sociales para poder llegar a millones de personas en el mundo.

Te recomendamos leer: