Cómo Estados Unidos podría ayudar a Argentina a sacar adelante las reformas económicas de Milei

EE.UU. debería instar a las organizaciones internacionales con mayor peso a llenar el vacío que deja la legislatura argentina
Foto de fondo: Adam Michael Szuscik (Unsplash). Principal: Javier Milei en X

“Terapia de shock” fue como Javier Milei describió sus propuestas para restaurar la realidad fiscal de Argentina cuando se postuló a la presidencia de su país. Ahora que el presidente Milei ha implementado algunas de sus propuestas, se puede decir que en verdad era una metáfora adecuada.

Las reformas del presidente pueden ser dolorosas, pero están revirtiendo el caos causado por décadas de políticas marxistas de los anteriores gobiernos en Argentina. EE.UU. debería apoyar esto, porque una Argentina estable es buena tanto para los argentinos como para nuestra región y nos podría ayudar a romper la dependencia con el gobierno comunista de China.

EE.UU. ha considerado por muchos años a Argentina como un socio estratégico. La nación suramericana es la octava más grande del mundo por superficie terrestre y tiene una población de casi 50 millones de habitantes. También, el país está estratégicamente ubicado y es rico en recursos naturales, incluyendo el litio -un componente esencial para las baterías modernas y cuyo mercado internacional ha sido acaparado por Pekín-.

Hace un siglo, estas ventajas le dieron a Argentina la séptima economía más grande del mundo y un Producto Interno Bruto (PIB, por sus siglas en Español) per cápita mayor que países como España e Italia. Lamentablemente, décadas de una gobernanza inepta, la cual comenzó bajo el presidente Juan Domingo Perón, arruinaron la economía de Argentina.

Para el 2023, el gasto gubernamental había causado nueve impagos a la deuda nacional, endeudaron al país con el Fondo Monetario Internacional por $110 mil millones de dólares y crearon una monstruosa inflación del 211%.

El pueblo argentino eligió al presidente Milei para abordar este problema recortando el gasto y eliminando la burocracia. Dicha austeridad era (y es) la única alternativa al declive sin fin. El futuro luce bien. La tasa de inflación mensual en el país parece ser de un solo dígito, por debajo del 25% del año pasado, y la inversión extranjera en Argentina está aumentando rápidamente. Esto explica por qué la mayoría de los argentinos todavía apoyan a su presidente. Sin embargo, la austeridad nunca es fácil. Acostumbrados a décadas de beneficios y subsidios públicos, excesivamente generosos, decenas de miles de argentinos tomaron las calles de su país en señal de protesta. Además, como el presidente Milei y su partido no cuentan con una mayoría en la rama legislativa, no tienen el poder de implementar todas las reformas que pudieran abordar los temas que han planteado aquellos que se manifestaban. También, hay que considerar que los peronistas están tan atrincherados en la elite argentina, que es poco probable que obtengan una mayoría en las próximas elecciones.

La respuesta podría ser ayuda específica, responsable y temporal por parte de organizaciones internacionales, pero con el respaldo de EE.UU. Tal asistencia le proporcionó un salvavidas vital a Grecia por ejemplo. Lo mismo ocurrió en Polonia después de los años noventa. Al igual que a Argentina, bajo el gobierno Macri 2015-2019. EE.UU. debería instar a las organizaciones internacionales con mayor peso en Argentina–es decir, el Banco Interamericano de Desarrollo, el Banco Mundial y a la Organización Internacional del Trabajo– a llenar el vacío que deja la legislatura argentina y que brinde asistencia financiera a las poblaciones vulnerables.

Las empresas estadounidenses también tienen un rol que desempeñar. Queda claro que están listos para invertir en Argentina, ya que su presidente se encuentra entre las personas más favorables para el mercado mundial. Vale recordar que el presidente Milei es totalmente lo opuesto de Xi Jinping de China, quien está dispuesto a inflar la economía de su país comprando acciones para sofocar al sector privado chino con regulaciones. Apelando al patriotismo, quisiera recordarle a las empresas que cuanto más se alinee Argentina con EE.UU., más libre será nuestro país de poder resistir el intento de Pekín de dominar el mundo.

El presidente Milei es un líder antitotalitario y pro-EE.UU. en una región actualmente repleta de dictadores, personas que apoyan a los cárteles y simpatizan con socialistas. Este año, el presidente Milei rechazó una invitación para unirse a los BRICS porque no quería ponerse del lado de Rusia, ni de China, ni de Irán. Como tal, EE.UU. tiene un interés nacional de apoyar al presidente Milei y su agenda, la cual es de sentido común.

Si movilizar organizaciones e inversiones internacionales es la solución al dolor inducido por la austeridad en Argentina, entonces no deberíamos dudar en implementarla.

Marco Rubio

Marco Rubio es senador estadounidense por el estado de Florida y Vicepresidente del Comité Selecto de Inteligencia del Senado.

Informe Orwell es un medio de información independiente que parte de dos principios base para su funcionamiento: verdad y libertad.

En tiempos donde la mayoría de los medios de “comunicación” se han transformado en vehículos de propaganda del poder establecido y los políticos, nuestro equipo busca contrarrestar la desinformación hegemónica y sacar a relucir las noticias que incomodan al eje dominante.

Si está en sus posibilidades, le agradeceríamos donación de recursos que emplearemos en mantener operativo nuestro sitio web, pagar servidores y los salarios de nuestro equipo, para así poder seguir informándoles.

Cualquier donación es bien recibida.

                 

También agradecemos que comparta nuestro trabajo en redes sociales para poder llegar a millones de personas en el mundo.

Te recomendamos leer: