Cómo la izquierda alemana aprobó fondos para que el gobierno financiara la violación de niños por parte de pedófilos: Proyecto Kentler

Kentler tenía plena conciencia de que los adultos designados como cuidadores mantenían relaciones sexuales con los menores a su cargo
Unsplash

El Proyecto Kentler es un oscuro episodio de la historia alemana que ha venido a la luz en años recientes, arrojando luz sobre un sistema que permitió el abuso infantil y que dejó cicatrices profundas en las víctimas involucradas. Este proyecto, llevado a cabo en el Berlín Occidental de la posguerra, ha sido objeto de debate público.

El proyecto Kentler se llevó a cabo principalmente en la década de 1970, aunque sus raíces se remontan a los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial. En esa época, Berlín estaba dividido en dos partes: el Berlín Occidental, controlado por las potencias aliadas (Estados Unidos, Reino Unido y Francia), y el Berlín Oriental, bajo control soviético. La división de la ciudad también se reflejaba en las instituciones educativas y sociales.

El experimento fue impulsado por el sexólogo alemán, Helmut Kentler en la Alemania Occidental, y consistía en entregar niños huérfanos o con problemas mentales a pedófilos. Aquello fue financiado por el Senado alemán con el apoyo del Partido Socialdemócrata Alemán (SPD) y diferentes intelectuales de izquierda.

Después de la Segunda Guerra Mundial, surgió un rechazo hacia las normas tradicionales debido a la percepción de que eran autoritarias. En su lugar, se promovieron ideas progresistas centradas en la liberación sexual y la eliminación de tabúes. En la década de 1960, intelectuales de izquierda promovieron la idea de que tener relaciones sexuales con niños era una expresión de progresismo. En ese período, Helmut Kentler, un sexólogo y psicólogo alemán influenciado por las ideas de Wilhelm Reich, sostenía que la represión sexual era fundamental para comprender el surgimiento del fascismo. Por lo tanto, abogaba por la liberación sexual como una manera de construir una sociedad diferente, argumentando que los padres debían iniciar sexualmente a sus hijos, ya que creía que «el contacto sexual entre niños y adultos no era perjudicial». Esta idea se planteaba como una forma de evitar la repetición de eventos como el Holocausto.

Según la teoría de Kentler, que trabajó como profesor en la Universidad de Hannover, los niños y adolescentes en situación de calle y en riesgo podrían beneficiarse de ser colocados en hogares de acogida con hombres pedófilos. Él alegaba que estas relaciones podían ser «terapéuticas» y ayudar a los jóvenes a superar sus problemas.

Este proyecto tuvo su génesis a raíz del caso de «Ulrich», un niño de 13 años que compartió con Kentler una experiencia en la que un hombre al que se refería como «Madre Invierno» proporcionaba alimentos y ropa a los niños de la estación del zoológico a cambio de mantener relaciones sexuales con ellos. A partir de este incidente, Kentler argumentó que si los niños llamaban a este hombre «madre», entonces sus acciones no podían ser consideradas maliciosas.

Kentler tenía plena conciencia de que los adultos designados como cuidadores mantenían relaciones sexuales con los menores a su cargo. Este perturbador experimento se caracterizó por una serie de casos de abuso sexual infantil, la creación de videos explícitos y, en ocasiones, episodios de violencia física. Incluso se documentó el trágico fallecimiento de un niño discapacitado a manos de su propio «cuidador». A pesar de estos oscuros acontecimientos, Kentler consideró que su experimento había tenido éxito.

A medida que el tiempo pasó, se hizo evidente que el proyecto Kentler era profundamente perjudicial para los niños y adolescentes involucrados. Las víctimas de abuso sexual y psicológico comenzaron a hablar de sus traumáticas experiencias. Sin embargo, las denuncias no recibieron la atención adecuada durante años.

El escándalo del proyecto Kentler finalmente se hizo público en la década de 2010, cuando se comenzaron a investigar las denuncias y a exponer la magnitud del abuso. Las víctimas, ahora adultos, han estado luchando por el reconocimiento de su sufrimiento y la responsabilidad de aquellos que permitieron este proyecto.

Ian Orwell

Ian Orwell es el editor en jefe de Informe Orwell, viajó desde el futuro para alertar a la humanidad sobre los peligros del totalitarismo y el colectivismo

Informe Orwell es un medio de información independiente que parte de dos principios base para su funcionamiento: verdad y libertad.

En tiempos donde la mayoría de los medios de “comunicación” se han transformado en vehículos de propaganda del poder establecido y los políticos, nuestro equipo busca contrarrestar la desinformación hegemónica y sacar a relucir las noticias que incomodan al eje dominante.

Si está en sus posibilidades, le agradeceríamos donación de recursos que emplearemos en mantener operativo nuestro sitio web, pagar servidores y los salarios de nuestro equipo, para así poder seguir informándoles.

Cualquier donación es bien recibida.

                 

También agradecemos que comparta nuestro trabajo en redes sociales para poder llegar a millones de personas en el mundo.

Te recomendamos leer: