Revelan experimentos en laboratorio de Fauci con cepa de coronavirus importada desde Wuhan un año antes del inicio del COVID-19

El estudio titulado "El coronavirus similar al SARS WIV1-CoV no se replica en murciélagos egipcios" se publicó en la revista "Viruses" en 2018
By The White House - P20230124ES-0646, Public Domain, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=128136499
President Joe Biden greets his former Chief Medical Adviser Dr. Anthony Fauci and his wife Dr. Christine Grady, Tuesday, January 24, 2023, in the Oval Office. (Official White House Photo by Erin Scott)

Una investigación ha sacado a la luz que fondos de los contribuyentes estadounidenses se utilizaron en experimentos con coronavirus provenientes del laboratorio chino considerado como el posible origen de la pandemia de COVID-19, más de un año antes de que se desencadenara el brote global, según reporte del Daily Mail británico.

La investigación, que ha sido objeto de atención esta semana por parte de un grupo de campaña, arrojó que el Instituto Nacional de Salud (NIH), bajo la dirección del Dr. Anthony Fauci, infectó a 12 murciélagos egipcios con un virus «similar al SARS» llamado WIV1 en un laboratorio en Montana en 2018. El coronavirus WIV1 fue enviado desde el laboratorio de Wuhan, que el FBI considera como el origen de la pandemia de COVID, y se probó en murciélagos adquiridos en un zoológico en Maryland.

Este estudio determinó que el nuevo virus no tenía la capacidad de causar una infección sólida. Sin embargo, estos hallazgos aportan más pruebas de las conexiones entre el gobierno de los Estados Unidos y el laboratorio de Wuhan, así como la financiación de investigaciones con virus peligrosos en todo el mundo.

El estudio titulado «El coronavirus similar al SARS WIV1-CoV no se replica en murciélagos egipcios» se publicó en la revista «Viruses» en 2018 y fue inicialmente señalado por DRASTIC, un grupo de activistas en línea que investigan los orígenes del COVID-19 y la teoría de la fuga de laboratorio.

El grupo White Coat Waste Project está utilizando la Ley de Libertad de Información para solicitar más detalles sobre este experimento. White Coat Waste Project es una organización de vigilancia que lucha contra el uso de fondos de impuestos estadounidenses para financiar investigaciones peligrosas con virus en el extranjero.

Este experimento de 2018 se llevó a cabo en los Laboratorios Rocky Mountain del NIH en Montana bajo la supervisión de Fauci, quien anteriormente fue director de los Institutos Nacionales de Alergia e Enfermedades Infecciosas. La investigación fue una colaboración entre los Laboratorios Rocky Mountain del NIH y Ralph Baric, colaborador del Instituto de Virología de Wuhan y profesor en la Universidad de Carolina del Norte.

Los científicos obtuvieron 12 murciélagos egipcios de un zoológico en Maryland y los inocularon con el coronavirus WIV1, que se detectó por primera vez en murciélagos herradura rufos chinos. Realizaron exámenes diarios a los animales, midiendo factores como el peso corporal y la temperatura. También tomaron muestras de las narices y gargantas de los murciélagos.

En los días tres, siete y 28, cuatro de los murciélagos fueron sacrificados y se recopilaron órganos como el corazón, el hígado, el riñón, el bazo, la vejiga, los órganos reproductivos, los ojos y el cerebro para su análisis. Los investigadores también analizaron el recuento de glóbulos blancos y los anticuerpos.

Según los científicos, el coronavirus WIV1 no causó una «infección sólida» y se observó una «evidencia muy limitada de replicación del virus». Se ha informado que los murciélagos fueron enviados desde un zoológico en Maryland a las instalaciones en Montana por el conservador del zoológico y el director de salud animal, quienes previamente habían trabajado en los laboratorios de pruebas de animales del NIH desde 2003 hasta 2012.

Este zoológico, ubicado en Thurmont, Maryland, cerca de Camp David, ha enfrentado multas en el pasado por violaciones al bienestar animal y un visitante reciente lo describió como un lugar que debería ser cerrado debido a las condiciones inadecuadas en las que se encuentran los animales.

A pesar de que los murciélagos no transmitieron la infección en 2018, se han llevado a cabo investigaciones similares en todo el mundo con virus peligrosos que podrían desencadenar otra pandemia. Mientras persiste el debate sobre si la pandemia se originó por un salto del virus de animales a humanos o si se debió a una fuga de laboratorio en China, la teoría de la fuga de laboratorio es la que ahora respaldan el FBI y otras agencias gubernamentales.

A pesar de los fondos destinados a nivel internacional, Estados Unidos lidera en la realización de investigaciones de ganancia de función en virus. Estos experimentos buscan aumentar la capacidad de los patógenos para infectar o causar enfermedades. Los defensores argumentan que estos ensayos permiten a la ciencia anticiparse a futuros brotes, mientras que los críticos señalan que los riesgos de una posible fuga superan cualquier beneficio potencial.

Estos temores llevaron a que funcionarios estadounidenses cerraran silenciosamente un proyecto financiado por el contribuyente por valor de 125 millones de dólares el mes pasado que buscaba nuevos virus. El programa, conocido como DEEP VZN, fue lanzado en octubre de 2021 con el objetivo de encontrar y estudiar nuevos patógenos en la vida silvestre en Asia, África y América Latina. Aunque la investigación tenía como finalidad prevenir brotes y pandemias en humanos, los críticos, incluyendo funcionarios de la administración Biden, temían que podría tener el efecto contrario y expresaron preocupaciones sobre los potenciales riesgos catastróficos de la búsqueda de virus.

En una declaración del presidente y fundador de WCW, Anthony Bellotti, se afirma: «Nuestra investigación ha descubierto una historia de horror en la vida real sobre cómo un oscuro zoológico de carretera, cuyo conservador fue un experimentador de animales del NIH, envió murciélagos a un letal laboratorio gubernamental supervisado por el Dr. Fauci para infectarlos con un coronavirus obtenido directamente del laboratorio de Wuhan que los expertos creen que causó el COVID».

Ian Orwell

Ian Orwell es el editor en jefe de Informe Orwell, viajó desde el futuro para alertar a la humanidad sobre los peligros del totalitarismo y el colectivismo

Informe Orwell es un medio de información independiente que parte de dos principios base para su funcionamiento: verdad y libertad.

En tiempos donde la mayoría de los medios de “comunicación” se han transformado en vehículos de propaganda del poder establecido y los políticos, nuestro equipo busca contrarrestar la desinformación hegemónica y sacar a relucir las noticias que incomodan al eje dominante.

Si está en sus posibilidades, le agradeceríamos donación de recursos que emplearemos en mantener operativo nuestro sitio web, pagar servidores y los salarios de nuestro equipo, para así poder seguir informándoles.

Cualquier donación es bien recibida.

                 

También agradecemos que comparta nuestro trabajo en redes sociales para poder llegar a millones de personas en el mundo.

Te recomendamos leer: