Expertos en energía alertan sobre graves implicaciones económicas y de seguridad nacional tras el pacto de Biden con Xi Jinping para la transición energética

En medio de esta asociación con China, que controla la cadena de suministro de energía verde, el país asiático ha continuado expandiendo significativamente la generación de energía a base de carbón para sostener su enorme economía
Xi Jinping y Joe Biden (Foto: Facebook Casa Blanca)
Xi Jinping y Joe Biden (Foto: Facebook Casa Blanca)

Esta semana, el Departamento de Estado de EE. UU. anunció un acuerdo con China para avanzar hacia la eliminación de la producción de combustibles fósiles a favor de la energía verde, generando preocupaciones entre expertos en energía sobre las implicaciones económicas y de seguridad nacional.

En virtud de este pacto, ambas naciones, que representan casi la mitad de las emisiones globales de gases de efecto invernadero, se comprometen a «acelerar la sustitución de la generación de carbón, petróleo y gas» con fuentes de energía renovable como la eólica y solar. Además, acordaron «profundizar los intercambios de políticas» para reducir las emisiones de carbono en sectores como energía, industria, construcción y transporte en sus economías.

Sin embargo, el acuerdo ha sido objeto de críticas debido a sus posibles impactos en los consumidores estadounidenses. Se señala que China rara vez cumple con acuerdos internacionales y se beneficiaría financieramente, dado que controla gran parte de la cadena de suministro mundial de energía verde.

Daniel Turner, fundador y director ejecutivo de Power The Future, comentó en una entrevista con Fox News Digital: «Básicamente, estás escribiendo un acuerdo que garantiza a China un cliente y garantiza décadas de compras para su sector manufacturero. China adoraría este acuerdo».

Además, ambas naciones se comprometieron a avanzar en cinco proyectos de captura, utilización y almacenamiento de carbono a gran escala para fines de la década. La captura de carbono es una tecnología incipiente y costosa diseñada para atrapar las emisiones de una central eléctrica antes de que ingresen a la atmósfera.

El acuerdo fue finalizado durante la reunión del Enviado Especial Presidencial para el Clima, John Kerry, con el Enviado Especial Chino para el Cambio Climático, Xie Zhenhua, en Sunnylands, California, la semana pasada. Esto ocurrió poco antes del encuentro entre el presidente Biden y el presidente chino Xi Jinping en San Francisco.

Sin embargo, críticos como Marlo Lewis, del Competitive Enterprise Institute, argumentan que las iniciativas cooperativas crearán empleo para burócratas, subsidios para buscadores de rentas y oportunidades para agentes de influencia chinos e espías industriales.

A pesar de que Estados Unidos es el mayor productor mundial de petróleo y gas, impulsando industrias clave como el transporte, la energía, la fabricación y la construcción, las empresas chinas han ganado terreno significativo en los mercados de energía verde.

Según la Agencia Internacional de Energía, China produce aproximadamente el 75% de todas las baterías de ion de litio, componente clave de los vehículos eléctricos, en todo el mundo. También tiene el 70% de la capacidad de producción de cátodos y el 85% de la de ánodos, dos partes clave de estas baterías.

Además, más del 50% de la capacidad de procesamiento y refinación de litio, cobalto y grafito se encuentra en China, según datos de la AIE. Estos minerales son vitales para las baterías de vehículos eléctricos y otras tecnologías de energía verde. Las empresas de inversión chinas también han adquirido participaciones en minas africanas en los últimos años para controlar la producción de minerales.

China continúa dominando la cadena de suministro solar global, produciendo más del 80% de todas las etapas de fabricación de paneles solares, según un informe de julio de 2022 de la AIE. Además, produce el 95% de todo el suministro mundial de polisilicio, lingotes y obleas necesarios para los productos solares.

Will Hild, director ejecutivo de Consumers’ Research, afirma que el compromiso del gobierno de Biden con China en políticas climáticas está perjudicando a los consumidores estadounidenses. Advierte sobre la prioridad dada al alarmismo climático en lugar de garantizar el acceso a energía y bienes de consumo asequibles para los estadounidenses.

En medio de esta asociación con China, que controla la cadena de suministro de energía verde, el país asiático ha continuado expandiendo significativamente la generación de energía a base de carbón para sostener su enorme economía. En 2022, China permitió una capacidad récord de 106 gigavatios de nueva capacidad de energía a base de carbón, cuadruplicando la cantidad permitida en 2021.

El aumento de la generación de energía a base de carbón, la fuente de energía más contaminante, contrasta con los objetivos ambientales del acuerdo. China ya representa aproximadamente el 27% de las emisiones globales de gases de efecto invernadero, superando en triple la cifra de EE. UU., el segundo mayor emisor del mundo.

Steve Milloy, del Energy & Environment Legal Institute, sostiene que el acuerdo no obliga a China a reducir emisiones ni a hacer nada importante. Argumenta que mantener viva la narrativa climática es crucial para China, ya que las políticas climáticas estadounidenses perjudican a la economía de EE. UU. y benefician a la economía china.

Ian Orwell

Ian Orwell es el editor en jefe de Informe Orwell, viajó desde el futuro para alertar a la humanidad sobre los peligros del totalitarismo y el colectivismo

Informe Orwell es un medio de información independiente que parte de dos principios base para su funcionamiento: verdad y libertad.

En tiempos donde la mayoría de los medios de “comunicación” se han transformado en vehículos de propaganda del poder establecido y los políticos, nuestro equipo busca contrarrestar la desinformación hegemónica y sacar a relucir las noticias que incomodan al eje dominante.

Si está en sus posibilidades, le agradeceríamos donación de recursos que emplearemos en mantener operativo nuestro sitio web, pagar servidores y los salarios de nuestro equipo, para así poder seguir informándoles.

Cualquier donación es bien recibida.

                 

También agradecemos que comparta nuestro trabajo en redes sociales para poder llegar a millones de personas en el mundo.

Te recomendamos leer:

¿Nos brindas un café?

Tu apoyo es indispensable para poder sostener nuestro equipo e informar a la población.