El FBI detuvo la persecución a un pedófilo para centrarse en investigaciones del 6 de enero: ahora ese hombre ha sido encontrado en Alaska acusado de abusar de un niño de 10 años

Mientras los agentes trabajaban en el caso de Alaska, descubrieron que la Oficina del FBI en Washington tenía pruebas contundentes que nunca se utilizaron
FBI: Foto de David Trinks en Unsplash
FBI: Foto de David Trinks en Unsplash

El FBI ha sido objeto de críticas después de que se revelara que detuvo una investigación sobre un presunto pedófilo en Virginia para centrarse en los eventos del 6 de enero en el Capitolio de los Estados Unidos. Ahora, el individuo en cuestión enfrenta acusaciones de abuso sexual a un niño de 10 años.

En diciembre de 2020, un usuario de Internet con el alias «gayboy69freak» contactó a un agente encubierto del FBI, quien se hacía pasar por un padre dispuesto a prostituir a su hijo de 9 años. El individuo expresó su intención de viajar a Washington D.C. para tener relaciones sexuales con el niño e incluso envió un perturbador video de abuso infantil. La investigación llevó al FBI hasta Brogan Welsh, residente de Glenn Allen, Virginia.

Sin embargo, sorprendentemente, la Oficina del FBI en Washington decidió suspender la investigación el 6 de enero de 2021, día en que se produjo el asalto al Capitolio. Este cambio de prioridades permitió que Welsh se mudara a Alaska, donde más tarde fue descubierto llevando a cabo actos sexuales con un niño de 10 años, según documentos judiciales.

La detención de Welsh en Alaska se llevó a cabo como parte de una investigación no relacionada sobre perversiones. Agentes del FBI encontraron en su hogar artículos que incluían juguetes sexuales de tamaño compatible con el de un niño de aproximadamente 10 años, así como ropa interior infantil. La investigación confirmó la presencia de un niño de 10 años viviendo en la residencia de Welsh.

Mientras los agentes trabajaban en el caso de Alaska, descubrieron que la Oficina del FBI en Washington tenía pruebas contundentes que nunca se utilizaron. Estas pruebas se añadieron a los documentos de acusación presentados recientemente.

Estos eventos plantean preguntas sobre la asignación de recursos del FBI y la priorización de investigaciones. La Oficina del FBI en Washington admitió que se desviaron recursos después del ataque al Capitolio, pero destacó que continúan persiguiendo diligentemente las investigaciones de delitos contra niños.

El enfoque en las persecuciones relacionadas con el 6 de enero ha generado críticas, ya que se ha observado un aumento en la falta de enjuiciamientos por delitos locales en el Distrito de Columbia. Mientras más de 1,000 acusados han sido procesados por el «Asalto al Capitolio», la atención centrada en este evento parece haber afectado negativamente la capacidad del sistema judicial para abordar otros delitos, incluidos casos de abuso infantil.

Expertos, como Tom Fitton, presidente de Judicial Watch, advierten sobre las consecuencias de politizar las prioridades del FBI. Este caso de pornografía infantil subraya cómo la seguridad pública puede quedar en un segundo plano cuando las decisiones de enjuiciamiento se ven influidas por consideraciones políticas.

Según el reportaje del Daily Wire: «En 2020, antes del evento del Capitolio, la oficina se negó a enjuiciar el 35% de los delitos graves y el 52% de los delitos menores que les presentó la policía local. En 2021, mientras se centraban en los acusados del Capitolio, esos números aumentaron al 56% y al 42%, según datos del Departamento de Justicia. En 2022, un asombroso 72% de las personas arrestadas por delitos menores en D.C., y el 53% de los posibles delincuentes, se encontraron en libertad porque los fiscales simplemente no se molestaron en llevar adelante sus casos. La oficina del Fiscal de Estados Unidos ha culpado en parte a la falta de un laboratorio de criminología acreditado para analizar drogas y ADN.

Al mismo tiempo, la vida ha empeorado para los residentes de D.C. El crimen violento ha aumentado un 39% en comparación con el año pasado; el homicidio ha aumentado un 34%. En 2020, hubo 360 robos de automóviles en DC, según la policía de la ciudad. Hasta ahora, en 2023, se han registrado 870″.

Ian Orwell

Ian Orwell es el editor en jefe de Informe Orwell, viajó desde el futuro para alertar a la humanidad sobre los peligros del totalitarismo y el colectivismo

Informe Orwell es un medio de información independiente que parte de dos principios base para su funcionamiento: verdad y libertad.

En tiempos donde la mayoría de los medios de “comunicación” se han transformado en vehículos de propaganda del poder establecido y los políticos, nuestro equipo busca contrarrestar la desinformación hegemónica y sacar a relucir las noticias que incomodan al eje dominante.

Si está en sus posibilidades, le agradeceríamos donación de recursos que emplearemos en mantener operativo nuestro sitio web, pagar servidores y los salarios de nuestro equipo, para así poder seguir informándoles.

Cualquier donación es bien recibida.

                 

También agradecemos que comparta nuestro trabajo en redes sociales para poder llegar a millones de personas en el mundo.

Te recomendamos leer: