Victoria’s Secret quiere abandonar el activismo “woke” y volver a ser “sexy” de nuevo, luego de que sus ventas cayeran drásticamente

Se proyecta que los ingresos de la marca alcancen los 6.2 mil millones de dólares para 2023
Kelly Gale Victoria's Secret Show London 2014
Kelly Gale Victoria's Secret Show London 2014 By Paul Bayfield at Timesniper.com - "Kelly Gale Victoria's Secret Show London 2014", CC BY 2.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=41583089

El giro de Victoria’s Secret hacia las tendencias woke en la moda en los últimos años, que incluyó la presentación de modelos trans y de tallas grandes en lugar de sus modelos sexys tradicionales, generó una ola de descontento entre los clientes, lo que resultó en una caída significativa en los ingresos, un desplome en el precio de las acciones y calificaciones históricamente bajas para el Victoria’s Secret Fashion Show.

Uniformemente altas, delgadas y hermosas, desfilaban en ropa interior, eran la fantasía de todo adolescente heterosexual, mientras que su glamour sexy de alta moda atraía a las mujeres. Sin embargo, esta estrategia de marketing fue objeto de críticas por parte de activistas de izquierda, lo que obligó a la compañía a retirar sus desfiles. Aunque la empresa recibió «críticas favorables en línea, [esto] nunca se tradujo en ventas», según la periodista de Business of Fashion, Cathleen Chen.

Como parte de su reposicionamiento, la firma, que en su momento era sinónimo de «sexy», reemplazó a las supermodelos por una gama más diversa de embajadoras de marca, incluyendo a la futbolista Megan Rapinoe y a la modelo transgénero Valentina Sampaio. Pero dado que los esfuerzos de la marca para promover la inclusión no lograron detener la caída de las ventas, los directivos ahora están buscando recuperar la sensualidad de la empresa, según un informe de CNN del martes.

Se proyecta que los ingresos de la marca alcancen los 6.2 mil millones de dólares para 2023, un descenso del cinco por ciento en comparación con el año anterior y aún menor que en 2020, cuando la marca obtuvo 7.5 mil millones de dólares.

El director ejecutivo, Martin Waters, supuestamente dijo: «La realidad es que todos sabemos el rendimiento de la empresa y debe haber algo que no está saliendo como se planeó. No todo puede estar en verde. Y la cruda realidad es que el aspecto más importante del trabajo que teníamos que hacer en 2023, que era fortalecer el núcleo de la empresa, no está donde debería estar».

Mientras tanto, Greg Unis, presidente de Victoria’s Secret y Pink, dijo a los inversores: «La sensualidad puede ser inclusiva. La sensualidad puede celebrar las diversas experiencias de nuestros clientes, y en eso nos estamos enfocando», añadió el ejecutivo de la marca.

Victoria’s Secret fue fundada en 1977 por el empresario estadounidense Roy Raymond, quien abrió una pequeña cadena de tiendas de lencería boudoir cuando no podía encontrar tiendas para mujeres amigables con los hombres. En 1982, vendió la compañía al magnate de la ropa Les Wexner por un millón de dólares, una fracción de su valor actual. Raymond se quitó la vida lanzándose desde el Puente Golden Gate en San Francisco.

Escogió el nombre Victoria en honor a la Reina Victoria, pensando que sonaba refinado, y añadió «Secret» para referirse a lo que estaba oculto bajo la ropa. Con el tiempo, se abrieron cientos de tiendas en todo Estados Unidos, pero fue el glamuroso lanzamiento del primer desfile de Victoria’s Secret en el Plaza Hotel de Nueva York en 1995 lo que marcó la diferencia. Transmitido por televisión a 185 países, millones sintonizaron para ver a supermodelos como Naomi Campbell, Helena Christensen, Tyra Banks y Karen Mulder, entre otras, luciendo la ropa interior más sugerente.

Sin embargo, con el tiempo, la marea comenzó a cambiar a fines de la década de 2010, cuando inició la era del movimiento #MeToo; entonces el jefe de marketing, Ed Razek, fue criticado por decir que la marca no contrataría a modelos de tallas grandes o «transexuales» porque el desfile es una «fantasía».

Ahora la marca, según los últimos informes, estaría planeando volver a la idea inicial.

Ian Orwell

Ian Orwell es el editor en jefe de Informe Orwell, viajó desde el futuro para alertar a la humanidad sobre los peligros del totalitarismo y el colectivismo

Informe Orwell es un medio de información independiente que parte de dos principios base para su funcionamiento: verdad y libertad.

En tiempos donde la mayoría de los medios de “comunicación” se han transformado en vehículos de propaganda del poder establecido y los políticos, nuestro equipo busca contrarrestar la desinformación hegemónica y sacar a relucir las noticias que incomodan al eje dominante.

Si está en sus posibilidades, le agradeceríamos donación de recursos que emplearemos en mantener operativo nuestro sitio web, pagar servidores y los salarios de nuestro equipo, para así poder seguir informándoles.

Cualquier donación es bien recibida.

                 

También agradecemos que comparta nuestro trabajo en redes sociales para poder llegar a millones de personas en el mundo.

Te recomendamos leer:

¿Nos brindas un café?

Tu apoyo es indispensable para poder sostener nuestro equipo e informar a la población.