El problema de un supermercado municipal en Chicago

Mercado
Unsplash

Por: Peter Jacobsen

El nuevo alcalde de Chicago, Brandon Johnson, está experimentando con una nueva y sorprendente política municipal: tiendas de comestibles gestionadas por el gobierno.

La idea fue anunciada por Johnson a principios de esta semana. «Estoy orgulloso de trabajar con mis socios para dar este paso en la visión de lo que podría ser una tienda de comestibles de propiedad municipal en Chicago», dijo.

La propuesta surge en respuesta a la aparente falta de acceso a las tiendas de comestibles después de que los gigantes Walmart y Whole Foods cerraran sus establecimientos en amplias zonas de la ciudad.

Cada una de las empresas afirma que los cierres se debieron a que las tiendas no eran rentables. La falta de tiendas de comestibles cercanas ha provocado especulaciones sobre cómo es posible que estas ubicaciones no sean rentables.

Muchos especulan que los problemas se deben al aumento de los robos en Chicago. DailyMail informa que «hasta la fecha, en 2023 con respecto a 2022, los hurtos han aumentado un 25% según el Departamento de Policía de Chicago, mientras que los robos han aumentado un 11%».

En cualquier caso, las autoridades municipales de Chicago han decidido que estos cierres son problemas lo suficientemente graves como para justificar el desarrollo de tiendas de comestibles céntricas. ¿Cómo les iría a estas tiendas? El análisis económico puede ayudarnos a entender cómo sería la planificación centralizada de las tiendas de comestibles.

¿Cómo sería una tienda de comestibles gestionada por la ciudad en comparación con la alternativa privada? La principal diferencia entre los servicios privados y los públicos se reduce a una palabra: beneficio.

Los supermercados privados tienen un incentivo para obtener el máximo beneficio posible. El beneficio es simplemente la diferencia entre el total de dólares que recibe una tienda y el total de dólares que gasta (implícita y explícitamente) en insumos como inventario y mano de obra.

Maximizar el beneficio significa intentar maximizar la diferencia entre ingresos y gastos. Para cualquier cantidad dada de ventas, las tiendas quieren el menor coste posible. Las empresas privadas quieren comprar la mínima cantidad posible de mano de obra, inventario y capital (por ejemplo, carritos de la compra, estanterías y cajas registradoras) y, al mismo tiempo, mantener unos ingresos elevados.

Este afán por minimizar costes es bueno para la sociedad. Cada trabajador y cada máquina utilizados en una tienda de comestibles son trabajadores y máquinas que no pueden utilizarse en ningún otro lugar de la economía. Los insumos en el proceso de producción son escasos, así que cuantos menos insumos utilicen las tiendas, mejor.

Imaginemos que una tienda de comestibles empezara a contratar a cirujanos cardíacos para trabajar en las cajas registradoras. Los médicos son tan inteligentes que seguramente harían bien su trabajo, pero sería un despilfarro increíble para la sociedad.

Por suerte, nunca ocurriría, porque para contratar a un cardiocirujano la tienda tendría que ofrecer salarios más altos que los hospitales. Una tienda de comestibles que hiciera esto tendría unas pérdidas enormes. Esto ilustra un punto importante. Los costes a los que se enfrenta una empresa con ánimo de lucro reflejan el coste de que esa empresa utilice los escasos recursos de la sociedad.

Aunque en casos extremos como éste puede resultar obvio qué insumos se deben (o no se deben) utilizar, no todas las opciones tienen respuestas obvias. ¿Deberían las tiendas de comestibles comprar un sistema informático que gestione mejor la recogida o estanterías metálicas físicas para hacer más compras en persona? ¿Cuál de las dos opciones es menos derrochadora para la sociedad? Las pérdidas y ganancias pueden dar la respuesta. Si el sistema informático no genera suficientes ingresos para compensar las oportunidades perdidas en otros ámbitos de la economía, la empresa tendrá pérdidas, igual que si contratara cirujanos cardíacos en lugar de cajeros.

Las empresas con ánimo de lucro son necesariamente conservacionistas de los recursos de la sociedad porque cada recurso utilizado innecesariamente es dinero que sale del bolsillo de los empresarios.

Sin embargo, esta lógica no se aplica a la producción pública. No hay beneficios ni pérdidas en las operaciones municipales. Esto significa dos cosas. En primer lugar, no se contabiliza el valor de los activos que una empresa posee y utiliza en la producción. ¿Cuánto valor neto producen las cajas registradoras de las administraciones públicas? Sin beneficios, no hay método para saberlo.

Sin el conocimiento de los beneficios y las pérdidas, no hay incentivo para que las operaciones municipales mantengan los costes bajos. Recuerde que en las tiendas con ánimo de lucro cada dólar de insumos desperdiciado supone un dólar que sale de los bolsillos de los propietarios. ¿Y si en una tienda municipal se desperdicia un dólar?

Bueno, el dólar no sale del bolsillo del político. No es como si el alcalde de Chicago se llevara a casa los ingresos netos de Chiagomart. En última instancia, el coste de la tienda de comestibles correrá a cargo de los contribuyentes.

El problema de los supermercados municipales es doble. En primer lugar, una tienda de comestibles propiedad del gobierno comprará y utilizará insumos escasos, pero no podrá utilizar los conocimientos sobre beneficios y pérdidas para saber si el valor creado a partir del insumo es mayor que el coste de utilizarlo. Los escasos recursos de la sociedad se malgastarán. En segundo lugar, no existe ningún incentivo para que las tiendas de comestibles gestionadas por el gobierno reduzcan costes porque los costes los paga el contribuyente.

Una afirmación habitual que he visto en los críticos de derechas de esta política es reírse de la posibilidad diciendo que esto dará lugar a una tienda de comestibles con niveles de eficiencia de DMV. Imaginan estanterías vacías, largas colas y un mal servicio al cliente.

En este punto, muchos comentaristas conservadores han invocado la famosa historia del viaje del líder de la Unión Soviética Boris Yeltsin en 1989 a una tienda de comestibles de Texas.

Según cuenta la historia, Yeltsin visitó una tienda de comestibles y quedó enamorado de la amplia selección de alimentos disponibles. La gran variedad y cantidad de alimentos en EE.UU. destruyó cualquier argumento de que las tiendas de planificación centralizada de la URSS podían hacerlo mejor. Yeltsin quedó tan sorprendido que supuso que la tienda debía de ser un montaje.

Al parecer, este episodio tuvo un gran impacto en la decisión de liberalizar la economía rusa a lo largo de la década de 1990.

Pero los comentaristas de derechas se equivocan al utilizar esta historia como ejemplo. Aunque puede darse el caso de que las tiendas de comestibles de la ciudad de Chicago acaben siendo terribles de forma visible, no hay razón para esperar que lo sean a corto plazo.

Para ver por qué, consideremos la diferencia entre la URSS y Chicago. La URSS, a pesar de algunos datos económicos ilusorios, era un país pobre. Cuando las tiendas de comestibles de planificación centralizada no funcionaban con eficacia, el gobierno soviético no disponía de un gran cúmulo de riqueza del que sacar para mantenerlas. No había forma de enmascarar la ineficacia del socialismo en la URSS.

No es el caso de Chicago. Las decisiones ineficaces y despilfarradoras pueden enmascararse en Chicago porque la ciudad tiene acceso a la riqueza de los contribuyentes. No hay ninguna ley económica que diga que el gobierno será incapaz de gestionar una tienda de comestibles si puede tomar miles de dólares de ciudadanos que no están dispuestos a hacerlo. En última instancia, abastecer las estanterías en el momento adecuado es un problema tecnológico, no económico, y los problemas tecnológicos pueden resolverse cuando se tiene acceso a un gran montón de dinero.

El peligro real de una tienda de comestibles municipal es que los ingresos fiscales y los insumos utilizados por la tienda tienen usos alternativos, y sin beneficios ni pérdidas la ciudad carece de conocimientos e incentivos para asegurarse de que el valor en dólares creado por la tienda es mayor que el valor en dólares de los recursos utilizados para su funcionamiento.

Lo que más tememos de los supermercados municipales no es que se gestionen como el Departamento de Tráfico. Nuestro temor debería ser que las empresas de planificación centralizada destruyan riqueza. Como toda la economía soviética era socialismo planificado centralmente, no había riqueza que destruir para poder mantener las apariencias. Dado que la economía estadounidense es en gran medida capitalista, la tienda de comestibles dirigida por la ciudad podrá funcionar mientras pueda quemar la riqueza creada por el libre mercado.

El hecho de que Walmart y Whole Foods no estén en estas ubicaciones nos dice algo. Los «capitalistas codiciosos» siempre buscarán obtener beneficios. Si abandonan una zona, es porque mantener un negocio allí destruye más riqueza de la que genera. Irónicamente, la tienda de comestibles gestionada por la ciudad sólo sirve para subvencionar el problema que está en la raíz del entorno poco rentable de estas zonas de Chicago.

Por ejemplo, si es cierto que el problema por el que los gigantes minoristas se retiran es el robo, entonces la tienda municipal permite el robo. Piensa en cómo funciona. La nueva tienda de la ciudad se abre y los ladrones la saquean. Los robos constantes obligan a reponer constantemente los artículos robados para satisfacer la demanda de los clientes.

¿Cómo hará frente la tienda a este déficit? Pedirán un cheque al ayuntamiento. ¿De dónde saldrá ese cheque? Todo el gasto público sale del bolsillo del contribuyente. Si el robo es la razón por la que Walmart y Whole Foods salieron de Chicago, una tienda de comestibles municipal da a los ladrones acceso al dinero de los contribuyentes.

Sea cual sea la raíz del problema, una tienda gestionada por el gobierno sin conocimientos ni incentivos generados por pérdidas y ganancias no hará sino agravar el problema. Cuando subvencionas algo, obtienes más de ello; por desgracia, eso incluye la destrucción de riqueza y el robo.

Publicado originalmente en FEE.

FEE

La Fundación para la Educación Económica defiende el libre mercado y las libertades individuales desde 1946

Informe Orwell es un medio de información independiente que parte de dos principios base para su funcionamiento: verdad y libertad.

En tiempos donde la mayoría de los medios de “comunicación” se han transformado en vehículos de propaganda del poder establecido y los políticos, nuestro equipo busca contrarrestar la desinformación hegemónica y sacar a relucir las noticias que incomodan al eje dominante.

Si está en sus posibilidades, le agradeceríamos donación de recursos que emplearemos en mantener operativo nuestro sitio web, pagar servidores y los salarios de nuestro equipo, para así poder seguir informándoles.

Cualquier donación es bien recibida.

                 

También agradecemos que comparta nuestro trabajo en redes sociales para poder llegar a millones de personas en el mundo.

Te recomendamos leer:

¿Nos brindas un café?

Tu apoyo es indispensable para poder sostener nuestro equipo e informar a la población.