La historia no contada en las escuelas argentinas: Cómo el peronismo protegió a los nazis que asesinaron millones de judíos

En mi libro "La reinvención ideológica de América Latina", profundizó en los inicios del peronismo argentino y cómo se ha manipulado la historia para presentar el nazismo y el fascismo como fenómenos de "extrema derecha".
Adolf Hitler (izq), Juan Domingo Perón (der). Collage: Informe Orwell

En la historia de América Latina se entretejen verdades incómodas y omisiones estratégicas en la narrativa de movimientos totalitarios del siglo pasado. Un caso que destaca es el peronismo en Argentina, que, fue un aliado fundamental de los nazis en la región, manteniendo su influencia de manera sutil hasta la actualidad. A través de una mirada técnica, nos sumergimos en los entresijos históricos para comprender la amplia relación entre el peronismo y el nacional socialismo (nazismo).

El peronismo, fundado por Juan Domingo Perón, ha sido una fuerza política dominante en Argentina, pero pocos conocen su conexión intrincada con el nazismo. Similar a los principios del nacionalsocialismo, los peronistas implementaron un modelo de socialismo nacionalista en Argentina, marcado por controles de precios, regulaciones exhaustivas y una intervención estatal omnipresente en la economía. Este movimiento negó la individualidad de los ciudadanos, modelando un paradigma que se asemejaba peligrosamente a las raíces ideológicas del nazismo.

La simpatía de Perón por el nazismo y el fascismo se remonta a su juventud, cuando viajó a Italia para estudiar de cerca el fenómeno fascista que, posteriormente, inspiraría su propio movimiento. Durante la Segunda Guerra Mundial, Perón estableció vínculos con el servicio secreto de la SS, que operaba en Sudamérica. En Argentina, el apoyo al nazismo era evidente, con instituciones y organizaciones nazis arraigadas en la colectividad alemana.

Después de la guerra, Perón no solo brindó refugio a varios oficiales nazis fugitivos en Argentina, sino que también estableció conexiones estrechas con figuras clave del régimen nazi. Ludwig Freude, considerado el alemán más influyente en Argentina en ese momento, respaldó a Perón en las elecciones presidenciales de 1946. Este respaldo no fue fortuito; Freude había conocido a Perón durante su tiempo en la Agrupación de Montaña de Mendoza, una conexión que demostró ser crucial en el establecimiento de la relación entre el peronismo y los nazis.

La complejidad de esta red de relaciones se manifiesta aún más en la figura de Eduardo Labougle, embajador argentino en la Alemania nazi, quien se convirtió en consejero de Perón y estableció vínculos con altos funcionarios nazis. Este entramado de conexiones políticas y personales contribuyó a la llegada de numerosos criminales de guerra nazis a Argentina, entre ellos Josef Mengele, Adolf Eichmann y Eric Priebke.

La investigación exhaustiva del periodista Uki Goñi en «La auténtica Odessa» establece todos estos hechos. La fuga nazi a la Argentina de Perón» arroja luz sobre una red de agentes que operaban durante el peronismo original, trabajando arduamente para rescatar y proporcionar refugio a criminales de guerra nazis. Este esfuerzo incluyó la falsificación de documentos y la entrega de pasaportes con nombres falsos, facilitando la integración de los nazis en la sociedad argentina.

Es crucial señalar que el peronismo actual, lejos de confrontar su conexión con el nazismo, tiende a utilizar la táctica de etiquetar a sus opositores como «nazis y fascistas». Esta estrategia busca desviar la atención de la responsabilidad del peronismo en el establecimiento y protección de nazis en Argentina, evidenciando una vez más la habilidad de esta corriente política para manipular la historia.

En mi libro «La reinvención ideológica de América Latina«, profundizó en los inicios del peronismo argentino y cómo se ha manipulado la historia para presentar el nazismo y el fascismo como fenómenos de «extrema derecha», pese a que, al igual que el nacional socialismo, siempre privilegiaron el colectivismo y el poder del Estado sobre el individuo. Esta reescritura ideológica busca ocultar la complejidad de las conexiones históricas entre el peronismo y el nazismo, permitiendo que el pasado oscuro de esta relación quede enterrado bajo el peso de la narrativa oficial.

En Argentina, Vicente López, Florida, San Fernando y Tigre fueron refugios para muchos criminales de guerra nazis después de 1946, cuando Perón ganó las elecciones presidenciales. Estas áreas, lejos de ser simples ubicaciones geográficas, se convirtieron en bastiones de la presencia nazi en Argentina. El respaldo de Ludwig Freude, el empresario alemán más influyente en Argentina en ese momento, y su conexión con Perón, desencadenaron una serie de eventos que permitieron la llegada y la permanencia de nazis en el país.

Rodolfo Freude, hijo de Ludwig, se convirtió en el primer secretario privado de Perón, consolidando aún más los lazos entre el peronismo y los nazis. La casa de Rodolfo Freude en el delta de Tigre se convirtió en un lugar clave, no solo como refugio para Perón durante un breve periodo de prisión sino también como escenario de eventos políticos significativos, como la fiesta de cumpleaños de Eva Duarte en 1946.

La investigación de Uki Goñi revela detalles increíbles sobre la red de agentes y cómo trabajaban desde la Casa Rosada para rescatar y proteger a criminales de guerra nazis. El periodista, indagando en los archivos del colaboracionista Pierre Daye en Bruselas, descubrió descripciones detalladas de las reuniones entre Carlos Fuldner, ex capitán de las SS, y Perón en la Casa de Gobierno.

La fuga de nazis a Argentina, coordinada desde la cúspide del poder peronista, incluyó un complejo mecanismo que involucraba a Suiza, el Vaticano y barcos especialmente contratados de la familia Dodero. Este proceso culminaba en la Dirección Nacional de Migraciones argentina, que desempeñaba un papel activo en la falsificación de documentos y la entrega de pasaportes a criminales de guerra.

El libro de Uki Goñi también destaca la eliminación de archivos de inmigración que evidenciarían la entrada de nazis a Argentina. A pesar de los esfuerzos por ocultar esta información, se descubrió que los expedientes de inmigración de figuras como Mengele y Priebke tenían números consecutivos, indicando que fueron abiertos por la misma persona al mismo tiempo. La manipulación y eliminación de archivos revela el nivel de complicidad del peronismo en la llegada y protección de criminales de guerra nazis.

El impacto de esta red de agentes y la llegada de nazis a Argentina se reflejan en la vida cotidiana de estas figuras en el exilio. Mengele, conocido por sus espeluznantes experimentos en prisioneros, vivió en Vicente López y luego en Olivos, donde Simon Wiesenthal lo identificó, pero Argentina rechazó su extradición. Eichmann, responsable directo de la «solución final», se escondió en Olivos bajo el nombre de Ricardo Klement, trabajando como gerente en la fábrica de Mercedes Benz en Bancalari. Netflix presentó una película sobre la vida del nacional socialista llamada «Operación final«.

La complejidad de estas conexiones históricas no solo ilustra la influencia del nazismo en Argentina sino también la capacidad del peronismo para manipular la historia. El uso estratégico de la etiqueta «nazis y fascistas» para desacreditar a los opositores revela la habilidad del peronismo para distorsionar la realidad y desviar la atención de su propia conexión con el nazismo.

La reescritura ideológica y la manipulación de la historia por parte del peronismo actual solo sirven para ocultar la verdad y perpetuar una versión conveniente de los eventos históricos; hoy, ese mismo peronismo que ocultó a los nazis y basó su movimiento político en un calco del fascismo, intenta estampar la etiqueta de «nazi» al candidato presidencial libertario, Javier Milei, anticolectivista, a favor del Estado de Israel, capitalista y un crítico ferviente ante las ideologías totalitarias.

Emmanuel Rincon

Emmanuel Rincón es un escritor y abogado con premios literarios internacionales y 8 libros publicados. Es CEO de Informe Orwell y la consultora política Regional Renaissance

Informe Orwell es un medio de información independiente que parte de dos principios base para su funcionamiento: verdad y libertad.

En tiempos donde la mayoría de los medios de “comunicación” se han transformado en vehículos de propaganda del poder establecido y los políticos, nuestro equipo busca contrarrestar la desinformación hegemónica y sacar a relucir las noticias que incomodan al eje dominante.

Si está en sus posibilidades, le agradeceríamos donación de recursos que emplearemos en mantener operativo nuestro sitio web, pagar servidores y los salarios de nuestro equipo, para así poder seguir informándoles.

Cualquier donación es bien recibida.

                 

También agradecemos que comparta nuestro trabajo en redes sociales para poder llegar a millones de personas en el mundo.

Te recomendamos leer:

¿Nos brindas un café?

Tu apoyo es indispensable para poder sostener nuestro equipo e informar a la población.